Para recibir dignamente la Sagrada Comunión

Las debidas condiciones para comulgar

Dice el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica: Para recibir la sagrada Comunión se debe estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica y hallarse en gracia de Dios, es decir, sin conciencia de pecado mortal. Quien es consciente de haber cometido un pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar. Son también importantes el espíritu de recogimiento y de oración, la observancia del ayuno prescrito por la Iglesia y la actitud corporal (gestos, vestimenta), en señal de respeto a Cristo (n. 291).

Te explico un poco estas condiciones. El primer requisito: Estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica, es decir, ser católico. Por tanto, los protestantes, anglicanos, ortodoxos…, que sí están bautizados, no pueden recibir ordinariamente la sagrada Comunión en la Iglesia Católica. El segundo, estar en gracia de Dios, es decir, no tener en el alma ningún pecado mortal (o grave). El que recibe la comunión en estado de pecado, sin la debida gracia, comete un pecado muy grave, llamado sacrilegio. Y así como nada aprovecha a un cadáver el mejor de los alimentos, así tampoco aprovecha la Comunión al alma que está muerta a la vida de la gracia por el pecado mortal. San Pablo escribió palabras muy fuertes, que es bueno decirlas con frecuencia para que nadie se acerque a comulgar con el alma manchada con pecados graves. Son éstas: Quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. (…) El que come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condenación (1 Co 11, 27.29). Por eso, si se tiene algún pecado mortal es necesario acudir al sacramento de la Penitencia (confesarse) antes de comulgar.

Perdona… Si una persona que ha pecado gravemente y quiere comulgar, ¿le bastaría hacer un acto de contrición para acercarse a recibir la comunión?

La respuesta es negativa. La Iglesia dice: Quien tenga conciencia de hallarse en pecado grave, no celebre la Misa ni comulgue el Cuerpo del Señor sin acudir antes a la confesión sacramental, a no ser que concurra un motivo grave y no haya posibilidad de confesarse; y, en este caso, tenga presente que está obligado a hacer un acto de contrición perfecta, que incluye el propósito de confesarse cuanto antes (Código de Derecho Canónico, c. 916).

Aunque la contrición perfecta borra los pecados, la Iglesia ha puesto esta medida porque nadie tiene la seguridad de que su acto de contrición sea perfecto. Y si comulga sin confesarse se expondría a recibir indignamente al Señor, pues cabe la posibilidad de que no tuviera contrición perfecta. Es principalmente una medida de respeto hacia Cristo Sacramentado, pues se evita que alguien reciba sin debidas condiciones la comunión.

No concurre un motivo grave cuando la persona que quiere comulgar lo hace por devoción. Sí concurre un motivo grave cuando un sacerdote debe celebrar una Misa, por ejemplo, el día de la Patrona del pueblo, y llegado ese día no está en gracia y no tiene posibilidad de confesarse. O también, la persona que va a comulgar y estando en la fila de fieles que se acercan a recibir el Cuerpo de Cristo se da cuenta de que está en pecado, y salir de la fila supondría un gran asombro en los demás asistentes de la Misa, lo que iría en detrimento de su buena fama. En este caso, que haga un acto de contrición perfecta y después que se confiese cuanto antes.

Y si el alma está manchada sólo con pecados veniales, ¿se puede comulgar?

Los pecados veniales (o leves) no impiden la Comunión, pero es lógico procurar recibir a Cristo con el alma muy limpia.

¿Hay que estar en ayunas para comulgar?

No. La observancia del ayuno prescrito por la Iglesia para recibir a Cristo en la Sagrada Hostia, lo que se llama guardar el ayuno eucarístico, consiste en no tomar alimentos ni bebidas desde una hora antes de comulgar. El agua y las medicinas no rompen este ayuno. Y además, están dispensados del ayuno eucarístico los enfermos y las personas de avanzada edad.

Y continúo con otros requisitos. Rectitud de intención, es decir, que al comulgar se busque la unión con Dios y no otras razones. Por ejemplo, no tendría rectitud de intención el político que antes de unas elecciones se acercara a comulgar en la iglesia de un barrio muy católico para conseguir votos. Y por último, saber a quién se recibe. Los niños que no han llegado a la edad de la discreción y los adultos que carecen de razón, no pueden comulgar porque no saben distinguir el pan eucarístico del alimento común.

About these ads

6 Respuestas a “Para recibir dignamente la Sagrada Comunión

  1. No estoy de acuerdo rossana, Dios encargo su iglesia a Pedro, la piedra, y luego de Pedro otras piedras tambien forman su iglesia. Hay que obedecer a quienes Dios quiere y no a nuestros propios pareceres.

  2. Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas. (Jn 21,15)
    Todo lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo; todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo (Mt 16,19)
    Pedro, a ti te digo, confirma en la fe a tus hermanos (Lc 22,31)
    Quien coma el pan y beba la copa del Señor indignamente comete pecado (1 Cor 11,27)
    La Iglesia Católica recibió la autoridad de Cristo mismo para enseñar. Ella enseña que es falta grave comulgar en pecado mortal. (Catecismo 1415).
    Y si alguien come el pan y bebe la copa sin reconoicer que eso que come y bebe es el cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación (1 Cor 11,29).
    San Pablo no habla de un símbolo o de una representación, sino del cuerpo real. ¿A quién se le ocurre que comer sin reconocer que lo que come es un símbolo lo lleva al infierno eterno?
    Antes de comulgar en pecado mortal hay que confesarse con el cura, pues “a quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados; a los que no les perdonéis no les quedan perdonados” (Jn 20,23). ¿O Dios estaba jugando a que confería ese poder a los apóstoles y sus sucesores?
    Rosanaa, no niegue la Biblia. La Iglesia no inventa. Pero esas cosas no las puede entender alguien como usted.

  3. HOLA,TENGO UNA HIJA DE 23 AÑOS QUE VIVE EN CONCUBINATO Y TIENE UNA NENA DE 6 AÑOS, ELLA ESTA HACIENDO LA CATEQUESIS PARA ADULTO,PARA TOMAR CONFIRMACIÓN Y COMUNIÓN,EL OTRO DÍA LA CATEQUISTA LE DIJO QUE NO VA A PODER TOMAR LOS SACRAMENTOS,SI NO SE CASA POR IGLESIA Y LA VERDAD ES QUE SU PAREJA NO ES CREYENTE Y NO TIENE INTENCIÓN DE HACERLO.MI PREGUNTA;¿ ES ESTO CIERTO?O HAY ALGUNA FORMA DE QUE ELLA PUEDA TOMAR LOS SACRAMENTOS SIN ESTE REQUISITO OBLIGADO QUE LE PIDEN,E IMPIDE QUE ELLA PUEDA HACERLO.?

    • Es cierto lo que le dice su catequista. Para recibir la comunión hay que estar en estado de gracia, y una persona que vive en concubinato no lo está. Aunque él no sea creyente, se pueden casar por la Iglesia. Si realmente quiere mucho a su hija, que se case por la Iglesia. La Iglesia puede conceder dispensa para matrimonios entre bautizados y no bautizados.

  4. que satisfactorio es contar con personas que están en la capacidad de que satisfactorio es contar con personas que están en la capacidad de ayudar a otros en el campo espiritual, ya que el mal cada vez se nos acecha en todo lo que nos rodea “Dios nunca se olvida de los que en su voluntad obran bien” Que Dios y la Virgen María los bendiga.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s