Martes, 14 de enero de 2014

Martes, 14 de enero de 2014

Feria del Tiempo Ordinario

Beatos y santos

Cuando el 27 de abril de 2014 el papa Francisco canonice a Juan XXIII y a Juan Pablo II, el número de papas que la Iglesia reconoce como santos será 80. De estos, 73 son papas del primer milenio, y 7 de segundo milenio. Además quedarán 9 beatos, todos ellos del segundo milenio.

Los papas santos del segundo milenio son: León IX (1049-1054), Gregorio VII (1079-1085), Celestino V (1294), Pío V (1566-1572), Pío X (1903-1914), Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pablo II (1978-2005).

Los papas que son beatos son: Víctor III (1086-1087), Urbano II (1088-1099), Eugenio III (1145-1153), Gregorio X (1271-1276), Inocencio V (1276), Benedicto XI (1303-1304), Urbano V (1362-1370), Inocencio XI (1676-1689) y Pío IX (1846-1878).

Con estos datos del segundo milenio se observa que en el siglo XI ocuparon la Silla de San Pedro 2 santos y 2 beatos. Y en el siglo XX, 3 santos.

Actualmente están abiertos los procesos de beatificación y canonización de Pío XII (1939-1958), Pablo VI (1963-1978) y Juan Pablo I (1978). Los dos primeros ya han sido declarados venerables.

Hasta el día de hoy, la última canonización de un papa fue la de san Pío X, que tuvo lugar el 29 de mayo de 1954. Y la última ceremonia de beatificación de un papa fue el 1 de mayo de 2011, cuando Benedicto XVI beatificó a su inmediato predecesor, Juan Pablo II (1978-2005).

Anécdota

Cuenta Carnegie de una señora que un día sorprendió a los hombres de la casa -marido e hijos- con la mesa bien puesta y adornada con flores, pero con un puñado de heno en cada plato. -“¿Esto qué es? ¿Hoy nos vas a poner heno?”, le dijeron. -“No es eso -respondió-; enseguida os traigo la comida, pero dejadme que os diga una cosa. Llevo años cocinando, tratando de variar; un día, un arroz; otro, una sopa; hoy, un asado; mañana, una salsa, etcétera. Pero a vosotros nunca se os ha ocurrido decir: ¡Qué rico está! ¡Has estado estupenda! Haced el favor de decirme algo; no soy de piedra. ¡No se puede trabajar sin que a uno le reconozcan lo que hace o le animen, sólo por amor al arte!” (Cardenal Luciani, Ilustrísimos Señores).

Han dicho sobre la Iglesia

La Iglesia es también este barco “con su velamen que es la cruz de Cristo, empujado por el Espíritu Santo, navega seguro en este mundo” (San Ambrosio).

La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios, celebración de los Sacramentos y servicio de la caridad. Son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra. Para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social que también se podría dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia (Benedicto XVI, Encíclica Deus caritas est).

Sí, la Iglesia está viva; ésta es la maravillosa experiencia de estos días. Precisamente en los tristes días de la enfermedad y la muerte del Papa, algo se ha manifestado de modo maravilloso ante nuestros ojos: que la Iglesia está viva. Y la Iglesia es joven. Ella lleva en sí misma el futuro del mundo y, por tanto, indica también a cada uno de nosotros la vía hacia el futuro. La Iglesia está viva y nosotros lo vemos: experimentamos la alegría que el Resucitado ha prometido a los suyos. La Iglesia está viva; está viva porque Cristo está vivo, porque Él ha resucitado verdaderamente (Benedicto XVI, Homilía 24.IV.2005)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s