Jueves, 23 de enero de 2014

Jueves, 23 de enero de 2014

Memoria libre de San Ildefonso

En la ciudad de Toledo, en la Hispania Tarraconense, san Ildefonso, que fue monje y rector de su cenobio, y después elegido obispo. Autor fecundo de libros y de textos litúrgicos, se distinguió por su gran devoción hacia la santísima Virgen María, Madre de Dios (Martirologio Romano).

Pensamientos sobre los jóvenes

El futuro del mundo y de la Iglesia pertenece a las jóvenes generaciones que, nacidas en este siglo, serán maduras en el próximo, el primero del nuevo milenio. Cristo escucha a los jóvenes, como escuchó al joven que le hizo la pregunta: ¿Qué he de hacer de bueno para conseguir la vida eterna? (Mt 19, 16). Los jóvenes, en cada situación, en cada región de la tierra no dejan de preguntar a Cristo: lo encuentran y lo buscan para interrogarle a continuación. Si saben seguir el camino que Él indica, tendrán la alegría de aportar su propia contribución para su presencia en el próximo siglo y en los sucesivos, hasta la consumación de los tiempos (Juan Pablo II, Carta Apostólica Tertio millennio adveniente).

San Juan Bosco decía: No basta amar a los jóvenes, es necesario que ellos se den cuenta de que les amamos. En otra ocasión decía a los jóvenes: Me basta que seáis jóvenes para que yo os ame. Era amigo de los jóvenes y su “fórmula” era: Amar los que ellos aman, para que ellos amen lo que nosotros amamos.

Los jóvenes deben convertirse en los primeros e inmediatos apóstoles de los jóvenes, ejerciendo el apostolado personal entre sus propios compañeros, habida cuenta del medio social en que viven (Concilio Vaticano II, Decreto Apostolicam actuositatem).

Anécdota

En una ocasión un joven universitario dijo al cardenal Luciani (futuro Juan Pablo I): –Nosotros, los jóvenes de hoy estamos con Francisco (se refería a san Francisco de Asís). –Estupendo, le respondió Luciani.  –¡Sí -añadió el joven-, del mismo modo que san Francisco se enfrentó con su padre, arrojándole a la cara sus vestidos, también nosotros le arrojamos a la cara esta sociedad de sucio consumo todo lo que nos dado, o mejor dicho, impuesto! (Cardenal Luciani, Ilustrísimos Señores).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s