Domingo, 2 de febrero de 2014

Domingo, 2 de febrero de 2014

Fiesta de la Presentación del Señor

Fiesta de la Presentación del Señor, llamada Hypapante por los griegos: cuarenta días después de Navidad, Jesús fue llevado al Templo por María y José, y lo que pudo aparecer como cumplimiento de la ley mosaica se convirtió, en realidad, en su encuentro con el pueblo creyente y gozoso. Se manifestó, así, como luz para alumbrar a las naciones y gloria de su pueblo, Israel (Martirologio Romano).

Lecturas de la Misa: Ml 3, 1-4; Hb 2, 14-18; Lc 2, 22-40

Homilía

Cumplimiento de la Ley. Hoy celebra la Iglesia la Presentación del Señor. También esta fiesta es conocida como la de la Purificación de la Virgen María. En el evangelio de la Misa se contempla a José y a María con el Niño Jesús que van de Belén a Jerusalén para cumplir dos prescripciones de la Ley mosaica: purificación de la madre, y presentación y rescate del primogénito. Según la Escritura, la mujer al dar a luz quedaba impura. Cuando el hijo era varón el tiempo de la impureza legal era de cuarenta días. Al cumplirse este tiempo tenía lugar el rito de la purificación por el cual desaparecía tal impureza.

Santa María, siempre virgen, toda limpia, sin mancha alguna, no estaba obligada al rito de la purificación, porque de hecho no estaba comprendida en estos preceptos de la Ley ya que ni había concebido por obra de varón, ni su Hijo al nacer rompió su integridad virginal. Sin embargo, Ella quiso someterse a la Ley, sin estar obligada. ¡Purificarse! ¡Tú y yo sí que necesitamos purificación! -Expiar, y, por encima de la expiación, el Amor. -Un amor que sea cauterio, que abrase la roña de nuestra alma, y fuego, que encienda con llamas divinas la miseria de nuestro corazón (San Josemaría Escrivá).

Necesidad del perdón. Sí, todos estamos necesitados de purificación, pues todos hemos pecado. En cuantas ocasiones, en vez de dejarnos llevar por el espíritu de Cristo y hacer la voluntad de Dios, hemos seguido el espíritu de este mundo contradiciendo lo que somos como cristianos. Necesitamos de la misericordia de Dios, esa misericordia que es más grande que todas nuestras infidelidades. Aún cuando vuestros pecados resalten como la púrpura, lavaré vuestras almas hasta tal punto que aparecerán resplandecientes como la nieve (Is 1, 28).

Como manifestación concreta del deseo de purificación, acudamos a la Confesión con un sincero arrepentimiento y un firme propósito de enmienda. Este sacramento nos libera del pecado. Confesando sinceramente nuestras culpas alcanzamos la gracia de Dios.

Cántico de acción de gracias. Había por entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón. Éste era un hombre justo y temeroso de Dios. Conocía bien la Escritura y, por tanto, la antigua profecía de Malaquías: vendrá a su templo el Dominador a quien vosotros buscáis, y el Ángel del testamento que vosotros deseáis. Sabía que el Mesías traería a la tierra el perdón y la paz para todos los hombres. Durante su ya larga vida había estado rogando a Dios que llegase el momento, y había recibido la revelación del Espíritu Santo de que no moriría antes de ver al Cristo del Señor.

Simeón agradece a Dios el consuelo indecible de contemplar al Mesías. También nosotros debemos dar gracias a Dios por contemplar a Cristo con los ojos de la fe bajo las especies sacramentales en la Eucaristía; por la presencia de Cristo entre los cristianos; por ser Luz que ilumina nuestro caminar terreno. Y al igual que el anciano Simeón, prorrumpir en un cántico de acción de gracias por creer en Jesucristo, Salvador del mundo.

Anécdota

Uno que trabajaba en la Congregación para las Causas de los Santos cuando fue elegido Juan Pablo II recordó la primera visita que hizo el recién elegido Papa a las oficinas de la citada Congregación. Habló con los que estaban allí y recordó que fue allí muchas veces, cuando era arzobispo de Cracovia, para tratar de los asuntos relacionados con los procesos de los polacos candidatos a los altares. Y al final añadió: En vida es muy fácil venir aquí; llegar aquí tras la muerte, eso sí que es difícil.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s