Día 12 de enero

12 de enero

Devociones

El Santo Rosario

Cada día de la semana está dedicado a una devoción. El lunes, a las benditas ánimas del Purgatorio; el jueves, a la Eucaristía; el viernes, a la Pasión del Señor… También algunos meses del año están dedicados a una devoción concreta. Noviembre, a los fieles difuntos; marzo, a san José; junio, al Sagrado Corazón de Jesús; el mes de mayo, el de las flores, a la Virgen, y de tal forma está arraigada esta dedicación, que decir mayo es decir el mes de María. El mes de octubre también tiene una dedicación concreta: es el mes del Rosario. El día 7 se celebra la fiesta de la Virgen del Rosario, fiesta instituida por san Pío V para conmemorar la victoria de la armada cristiana en la batalla de Lepanto, y para agradecer a la Madre de Dios, Ella que es Auxilio de los cristianos, la ayuda que prestó a sus hijos en el combate contra los infieles.

El principio del camino que tiene por final la completa locura por Jesús, es un confiado amor hacia María Santísima. -¿Quieres amar a la Virgen? -Pues, ¡trátala! ¿Cómo? -Rezando bien el Rosario de nuestra Señora (San Josemaría Escrivá, Santo Rosario, Prólogo).

El Rosario es la plegaria preferida de la Virgen María que siempre llega a su corazón de Madre.

Recordemos, antes de nada, que lo que contemplamos en el Santo Rosario es el conjunto de misterios de nuestra Redención. Consideramos la Encarnación de un Dios, la vida de Cristo, su Pasión y Muerte. Y también su Resurrección. Pero con una particularidad que hace de esa contemplación algo familiar y extrañable: es Santa María quien nos habla de su Hijo. De su mano, a través de sus labios, junto a su amable presencia, vamos repasando en nuestro corazón y en nuestra cabeza las grandes verdades de Cristo.

En el Santo Rosario es con María con quien hablamos de Cristo. Queremos que la Virgen nos cuente sus sentimientos de alegría, dolor, gratitud y alabanza por el Hijo que nace, vive, muere y triunfa, para hacerlos nuestros.

El Rosario: camino al Cielo. Nuestra Madre nos ayuda a caminar hacia la eternidad. El Rosario es camino para alcanzar la intimidad con Dios a través de la Virgen. Con esta oración, tan grata a Santa María, conseguimos el favor de nuestra Madre del Cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s