Día 9 de febrero

9 de febrero

Liturgia

Tiempos litúrgicos: La Cuaresma

La Cuaresma es el tiempo litúrgico en que los cristianos se preparan para celebrar el misterio Pascual, entregándose más intensamente a oír la Palabra de Dios y a la oración, mediante el recuerdo o la preparación del Bautismo y la Penitencia.

Pocos tiempos litúrgicos en su retorno anual, habrán dejado tan profunda huella como la Cuaresma en el pueblo cristiano. Éste ha sido de verdad uno de los “tiempos fuertes”, resultado de una larga historia multisecular de haber convocado a la “milicia cristiana” para la puesta a punto de las armas de la luz, para luchar contra nuestro enemigo el diablo.

Desde siempre la Cuaresma ha representado un período de tiempo destinado a promover una mayor responsabilidad de la vida cristiana, a fomentar una “conversión” más profunda y en el sentido más amplio que da este término el Evangelio, de “cambio de mentalidad” ayudándose de unos ejercicios ascéticos. La Iglesia nos invita a considerar nuestras miserias, a detestar los pecados y borrarlos con la oración y la penitencia, puesto que la oración asidua y el pensar en nuestras faltas nos atraen el auxilio divino, sin el cual nada podríamos hacer.

Es tiempo de penitencia, penetrado del recuerdo de la Pasión de Cristo.

La Cuaresma comienza el miércoles de ceniza y termina el jueves santo antes de la Misa vespertina in Coena Domini.

Sentido espiritual de la Cuaresma

1) Imitación de Christus passus.

En primer lugar, la Cuaresma se nos presenta como un medio muy adecuado para imitar a Cristo en sus misterios pascuales: Pasíon, Muerte y resurrección. Así como Cristo murió y resucitó, así también el cristiano debe hacer morir al “hombre viejo” para vivir más conforme a Jesucristo, el nuevo Adán.

La transformación del “hombre viejo” en “hombre nuevo”, tuvo lugar in radice en el Bautismo, pero ha de ser, sin embargo, obra de cada día mientras se está en este mundo, debido a las tendencias malas que quedaron en nosotros. Mas, como las ocupaciones cotidianas distraen mucho al cristiano de este deber suyo, la Iglesia nos ofrece el tiempo de Cuaresma para lograrlo de un modo especial.

Es, pues una llamada de la Iglesia para centrar nuestra vida en Dios.

2) Lucha contra Satanás.

La lucha contra Satanás es una de las características de la ascesis cristiana. La Cuaresma como período principal de ejercicios ascéticos, lleva consigo un gran programa de lucha contra el maligno enemigo.

En el transcurso de la Cuaresma se hace con frecuencia alusión a esta lucha, pero más a medida que se acerca la conmemoración de los acontecimientos de la Redención, donde la lucha de Cristo contra Satanás tuvo su punto álgido y donde su victoria y triunfo fueron decisivos.

3) Preparación para la Pascua.

La Cuaresma debe ser una preparación para la Pascua, en la cual el cristiano ha de resucitar a la vida más íntima con Cristo, y por eso la Iglesia en la Vigilia Pascual manda que renovemos nuestra renuncia a Satanás y nuestra promesa se seguir siempre a Jesucristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s