Día 23 de febrero

23 de febrero

Memoria obligatoria de san Policarpo (Conmemoración si es Cuaresma)

Memoria de san Policarpo, obispo y mártir, discípulo de san Juan y el último de los testigos de los acontecimientos apostólicos, quie en tiempo de los emperadores Marco Antonino Y Lucio Aurelio Cómodo, cuando contaba ya casi noventa años, fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna de Asia, actual Turquía, en presencia del procónsul y del pueblo, mientras daba gracias a Dios Padre por haberle contado entre los mártires y permitido participar del cáliz de Cristo. (c. 155) (Martirologio Romano).

*****

Preguntas y respuestas

Jesús, además de ser hijo de Dios, es hijo de la Virgen María. ¿Qué papel desempeña san José en la vida de Cristo?

El esposo de María, san José, era un hombre justo y santo. Cuando vio en su esposa los signos de su futura maternidad decidió dejarla privadamente, en secreto. Estando él considerando estas cosas, he aquí que un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, pues lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados (Mt 1, 20-22). Por tanto, después de Santa María, José es el primer hombre que se entera, por revelación divina, del hecho de la salvación, que se estaba ya realizando.

El papel de san José en la vida del Señor lo explicó muy bien san Juan Crisóstomo. Comenta este santo dirigiéndose a José: No pienses que por ser la concepción de Cristo obra del Espíritu Santo, eres tú ajeno al servicio de esta divina economía. Porque si es cierto que ninguna parte tienes en la generación y la Virgen permanece intacta, sin embargo, todo lo que pertenece al oficio de padre sin atentar a la dignidad de la virginidad, todo te lo entrego a ti: ponerle nombre al hijo. Tú, en efecto, se lo pondrás. Porque si bien no lo has engendrado tú, tú harás con él las veces de padre. De ahí, que empezando por la imposición del nombre, yo te uno íntimamente con el que va a nacer.

San José recibió de Dios, según palabras del Papa Pío XI, la misión de custodiar al Hijo de Dios, al Rey del mundo; la misión de custodiar la virginidad, la santidad de María; la misión de cooperar -único llamado a participar del conocimiento del gran misterio escondido a los siglos- en la Encarnación divina y en la salvación del género humano.

En los Santos Evangelios se hace referencia que Jesús era conocido como hijo de José. Antes de la genealogía de Jesús, san Lucas dice: Jesús, al empezar, tenía unos treinta años, y era, según se creía, hijo de José (Lc 3, 23). Después de haber estado con Jesús, Felipe se encontró a su amigo Natanael y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribió Moisés en la Ley y los Profetas, a Jesús, hijo de José de Nazaret (Jn 1, 45). En Cafarnaúm, Jesús dice de sí mismo: Yo soy el pan que bajó del cielo (Jn 6, 41), y los judíos al oírlo, decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? (Jn 6, 42). Cuando Jesús estuvo enseñando en la sinagoga de Nazaret, de manera que todos los que le oían quedaron atónitos, se decían: ¿No es éste el hijo del carpintero? (Mt 13, 55). ¿No es éste el hijo de José? (Lc 4, 22). También María se refiere a san José como padre de Jesús cuando encontró a su hijo en el Templo de Jerusalén después de tres días de búsqueda. Al verlo se maravillaron, y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos he hecho esto? Mira cómo tu padre y yo, angustiados, te buscábamos? (Lc 2, 48).

¿Por qué se dice que Jesús es hijo de David?

Por ser Jesucristo descendiente del rey David. El linaje de Santa María era davídico. Pocos datos ofrece el Evangelio acerca de la vida de la Virgen. Las genealogías de san Mateo y de san Lucas se refieren a san José y no a Ella. Sólo una cosa se sabe de ascendencia, y es la de que pertenecía a la familia de David, ya que era costumbre ordinaria entre los judíos en la época de Cristo, celebrar los esponsales entre miembros de una misma estirpe. Como por las genealogías de los Evangelios se sabe que san José era de la familia de David, se deduce la pertenencia de la Virgen María a la Casa de David.

Además, porque las profecías mesiánicas y el Nuevo Testamento presentan siempre a Cristo como descendiente del rey David. No parece que esta descendencia pueda sostenerse relacionándola únicamente con la aparente paternidad de san José, sino que se hace necesario entroncar de modo natural a Jesús con aquel rey tan unido al mesianismo, tanto más cuanto que las afirmaciones son categóricas: Nació, según la carne, del linaje de David (cf. Rm 1, 3; 2 Tm 2, 8) dice dos veces san Pablo, el que, aparte de la inspiración de sus escritos, como maestro que era de san Lucas, no podría por menos de estar muy al tanto de la virginidad de la Santísima Virgen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s