Día 24 de febrero

24 de febrero

Curiosidades y costumbres del Papado

La coronación del Papa

Hasta el pontificado de Juan Pablo I (agosto de 1978 a septiembre de 1978) existía la solemne ceremonia de la coronación del papa con la tiara pontificia. El papa Luciani para el inicio solemne de su pontificado decidió suprimir la coronación sustituyéndola con una Misa y la imposición del pallium (palio) al nuevo pontífice. San Juan Pablo II (1978-2005), Benedicto XVI (2005-2013) y Francisco (2013- ) hicieron lo mismo que el citado predecesor.

En la homilía que pronunció san Juan Pablo II en la inauguración oficial de su pontificado dijo: En los siglos pasados, cuando el sucesor de Pedro tomaba posesión de su Sede, se colocaba sobre su cabeza la tiara. El último Papa coronado fue Pablo VI, en 1963, el cual, sin embargo, después del solemne rito de la coronación, no volvió a usar la tiara, dejando a sus sucesores libertad para decidir al respecto. El Papa Juan Pablo I, cuyo recuerdo está tan vivo en nuestros corazones, no quiso la tiara, y hoy no la quiere su sucesor. No es tiempo, realmente, de volver a un rito que ha sido considerado, quizá injustamente, como símbolo del poder temporal de los Papas.

En la ya antigua ceremonia de coronación era el cardenal protodiácono el encargado de colocar sobre la cabeza del nuevo papa la triple corona. Mientras lo hacía, pronunciaba las siguientes palabras: Recibid la tiara adornada con las tres coronas y sabed que sois el padre de los Príncipes y Reyes, el Pastor del Universo y el Vicario en la Tierra de Nuestro Señor Jesucristo, a quien pertenecen ahora y siempre, en un mundo sin fin, el honor y la gloria.

Además, en la coronación, existía un rito que a la vez que era expresivo, emocionaba. Cuando el nuevo papa se dirigía a la Cátedra de San Pedro en la Basílica Vaticana, un eclesiástico iba delante de él poniéndole enfrente, a su vista, un manojo de estopa ardiendo, y repitiendo al mismo tiempo: Sic transiit gloria mundi (Así pasa la gloria del mundo).

El origen de la tiara pontificia es el siguiente: Después de la paz de Milán, el papa san Silvestre I (314-335), por propia decisión o tal vez a instancias del Emperador Constantino, adoptó el bonete, que según la tradición romana era el símbolo de la libertad, recamado en oro y adornado con la diadema, para dignificar que el Sumo Sacerdote había sido hecho Príncipe por Jesucristo. Bonifacio VIII (1294-1303) le añadió otra corona, expresando el poder espiritual y temporal de la Sede romana. Urbano V (1362-1370) le agregó la tercera, tal vez por la mística significación de este número, o como referencia a la triple potestad del Pontífice: legislativa, judicial y doctrinal.

El papa Benedicto XVI sustituyó en su escudo papal la tiara por una mitra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s