Día 7 de marzo

7 de marzo

Memoria obligatoria de santa Perpetua y de santa Felicidad (Conmemoración si es Cuaresma)

Memoria de santa Perpetua y santa Felicidad, mártires, que en tiempo del emperador Septimio Severo fueron detenidas en Cartago, actual Túnez, junto con otros catecúmenos. Perpetua, matrona de unos veinte años, era madre de un niño lactante, mientras que Felicidad, su esclava, estaba entonces embarazada, por lo cual, según las leyes, no podía ser martirizada hasta que diese a luz. Llegado el momento, en medio de los dolores del parto se alegró de ser expuesta a las fieras, y así, con rostro alegre, pasaron las dos de la cárcel al anfiteatro, seguras de partir hacia el cielo. (203) (Martirologio Romano).

*****

Efemérides

Tal día como el de hoy del año 1274 murió santo Tomás de Aquino. El Doctor Angélico se encaminaba hacia la ciudad francesa de Lyon para asistir al Concilio II de Lyon que había convocado el papa beato Gregorio X. Durante el camino tuvo un accidente y quedó gravemente malherido. Tomás pidió ser trasladado al cercano monasterio benedictino de Fosanova. Y allí, a petición de los monjes del monasterio, hizo un comentario al libro bíblico del Cantar de los cantares. El día 7 de marzo de 1274 entregó santamente su alma a Dios. Se ha dicho del Aquinate que ha sido el santo más sabio y el sabio más santo.

*****

Anécdotas

Temor a ofender a Dios

Se cuenta que en el siglo V, Arcadio, Emperador de Constantinopla, instigado por su esposa la emperatriz Eudoxia, quiso castigar a san Juan Crisóstomo. Cinco cortesanos propusieron diversos medios. Mandadlo al destierro, dijo uno. Quitadle los bienes, añadió otro. Metedle en la cárcel cargado de cadenas. Un tercero sugirió: Quitadle la vida. El último, por fin dijo al Emperador: Si lo mandáis al destierro estará contento, sabiendo que en todas partes tiene a Dios; si le despojáis de sus bienes, no se los quitáis a él sino a los pobres; si lo encerráis en un calabozo, besará las cadenas; si lo condenáis a muerte, le abrís las puertas del cielo. Hacedle pecar. No teme más que al pecado…

Trabajo con visión sobrenatural

Un hombre que encontró a varios obreros en una cantera preguntó al primero: ¿Qué haces? Le respondió: Trabajo la piedra. Replicóle el segundo: Alimento a mi familia. Afirmó el tercero: Construyo una catedral. Así todo cristiano debería poder responder en cada uno de sus actos: Edifico la ciudad de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s