Día 14 de marzo

14 de marzo

Liturgia

Las secuencias

La secuencia es un canto poético que se lee en la liturgia de la Palabra de la Santa Misa, después de la segunda lectura en algunas solemnidades.

Según la Ordenación General del Misal Romano, la secuencia fuera de los días de Pascua y Pentecostés, es facultativa.

Historia

La secuencia -composición litúrgico-musical que precede en algunos casos al canto del aleluya– nació en el siglo V, cuando comenzó a amplificarse musicalmente la “a” final del aleluya. Estas amplificaciones se llamaron júbilos, debido a su carácter festivo, si bien desde el siglo IX recibieron el nombre de secuencias, por ser continuación del aleluya. En el siglo VII se las dotó de letra para facilitar su canto. Las secuencias tuvieron mucha difusión durante los siglos IX-XII, hasta el punto de conocerse la existencia de más de cien mil. Pero a ese momento de esplendor siguió un clamoroso ocaso.

En el Misal de San Pío V sólo se admitieron cinco secuencias. Y en el Misal de Pablo VI desapareció la secuencia de la Misa de difuntos, Dies irae, permaneciendo las otras cuatro: Victimae Paschali (Domingo de Resurrección y octava de Pascua), Veni, Sancte Spiritus (solemnidad de Pentecostés), Lauda Sion (solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo) y Stabat Mater Dolorosa (memoria de Nuestra Señora de los Dolores). Las dos primeras son obligatorias y las otras dos facultativas. También es facultativa la primera durante la octava de Pascua.

*****

Anécdota

San Juan Pablo II fue un papa que conectó muy bien con la gente joven. Al comienzo de su Pontificado se dirigió a los jóvenes en estos términos: Sois el futuro del mundo. Sois la esperanza de la Iglesia. ¡Sois mi esperanza!

En todos sus viajes apostólicos tuvo un encuentro con la juventud. En la misma Ciudad Eterna se hizo tradicional en la tarde del Domingo de Pascua una reunión del Papa en el Cortile de San Dámaso con los jóvenes universitarios participantes en el Congreso Univ, que se celebra todos los años en Roma. En el año 1985 el Domingo de Resurrección fue el 7 de abril. Como en años anteriores se celebró el encuentro de san Juan Pablo II con los jóvenes llegados a Roma para participar en el Univ’85. Semanas antes el Papa había escrito una carta extensa a todos los jóvenes del mundo. Alguien, durante la reunión, comentó de pasada al Romano Pontífice que la carta era muy larga. Al final de la reunión, san Juan Pablo II dijo: –Hay una cosa que me ha puesto triste y es oír que la carta a los jóvenes es bastante larga; si dicen esto los del Univ, qué dirán los otros. Yo también pienso que es larga pero primero hay que leerla y después ya veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s