Día 17 de abril

17 de abril

Historia de la Iglesia

Institución del Año Santo

La institución del Año Santo cuenta ya con una larga tradición dentro de la Iglesia. Como otros muchos y costumbres del Cristianismo, se remonta al Antiguo Testamento y a la Ley mosaica. Ya el Pueblo elegido celebraba cada medio siglo un año jubilar, solemnidad preceptuada por Dios en la Ley de Moisés para manifestar su pleno dominio sobre los israelitas, porque a Mí me pertenecen, como siervos, los hijos de Israel (Lv 25, 35).

Se lee en el Levítico: Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra la liberación para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresará a su familia (L 25, 10). en ese año se remitían las deudas y los bienes enajenados volvían a sus dueños, se daba la libertad a los esclavos… Era un tiempo, sobre todo, para despertar la fe y la esperanza en el Salvador prometido, que había de perdonar las miserias del pecado.

Durante varios, después de ser tolerado el Cristianismo por el Imperio Romano bajo el cetro de Constantino, no hubo declaración formal del Año Santo o Jubilar. Sin embargo, era costumbre que al final de cada siglo los fieles fueran en peregrinación a Roma para rendir homenaje a Dios y al vicario de su Hijo en la tierra.

Fue Bonifacio VIII el primer papa que, en 1300, proclamó de modo oficial el Año del Jubileo, disponiendo que todos los fieles que reverentemente y con verdadero arrepentimiento y confesión visitaran las tumbas de los santos apóstoles Pedro y Pablo, en Roma, pudieran lucrar la indulgencia plenaria. Indulgencia plenaria que no es el perdón de los pecados cometidos, sino una remisión de las subsistentes después de perdonados los pecados.

En la Basílica de San Juan de Letrán, junto a la puerta principal, hay una pintura muy antigua, atribuida a Giotto, en la que se representa al Pontífice leyendo la Bula de Proclamación. La Bula del Jubileo Antiquorum habet, fechada el 22 de febrero de 1300, hace referencia a la concesión de la indulgencia y de una serie de gracias. La fiel relación de los antiguos nos cuenta que a quienes se acercaban a la honorable basílica del príncipe de los Apóstoles, les fueron concedidos grandes perdones e indulgencias de sus pecados. Nos… teniendo por ratificados y gratos todos y cada uno de esos perdones e indulgencias, por autoridad apostólica los confirmamos y aprobamos…

La extraordinaria gracia se enlazaba así con una de las expresiones más características de la espiritualidad medieval. El cristiano de aquellos siglos del medievo -era de fe indiscutible- sentía vivamente el atractivo de la peregrinación y fue recorriendo los caminos polvorientos de la época para visitar los grandes santuarios de la Cristiandad. El Santo Sepulcro de Jerusalén, las tumbas del Príncipe de los Apóstoles y del Apóstol de los Gentiles en Roma, y el sepulcro del Apóstol Santiago el Mayor en Compostela fueron los principales centros de peregrinación de la Edad Media.

Atraídos por los tesoros de la gracia, miles de peregrinos -cien mil, según el historiador italiano Villani- acudieron a Roma en el primer Año Santo Jubilar para purgar sus pecados y beneficiarse de la gran explosión espiritual que acompañó al hecho de dedicar un año entero a la gloria de Dios. Dante Alighieri hace alusión en su obra maestra, La Divina Comedia, a este primer jubileo.

Bonifacio VIII estableció que el Año Santo debería comenzar el día de Navidad y durar hasta la misma fecha del año siguiente, y que se celebraría cada cien años.

A causa de los grandes beneficios espirituales obtenidos en aquel “año de gracia”, el papa Clemente VI decidió que fuera más frecuente la periodicidad del Año Santo, reduciendo el intervalo de celebración a cincuenta años. Con la Bula Unigenitus Dei Filius, del 25 de enero de 1343, proclamó Año Santo Jubilar el año 1350, y añadió también la Basílica de San Juan de Letrán, además de las ya establecidas de San Pedro del Vaticano y de San Pablo extramuros, como lugar donde ganar el jubileo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s