Día 8 de mayo

8 de mayo

Linaje de la Bienaventurada Virgen María

Pocos datos ofrecen los Santos Evangelios acerca de la vida de la Virgen María. Tanto la genealogía de Jesús que aparece en el Evangelio según san Mateo como la del Evangelio según san Lucas se refieren a san José y no a la Madre de Cristo. Sólo una cosa se sabe de su ascendencia, y es la de su pertenencia a la familia del rey David, ya que era costumbre ordinaria entre los judíos en la época de Cristo celebrar los esponsales entre miembros de una misma estirpe. Como por las citadas genealogías se sabe que san José era de la familia de David, se deduce que la Virgen María también pertenecía al linaje de este rey

Además, porque las profecías mesiánicas y el Nuevo Testamento presentan siempre a Cristo como descendiente del rey David. No parece que esta descendencia pueda sostenerse relacionándola únicamente con la paternidad legal de san José, sino que se hace necesario entroncar de modo natural a Jesús con aquel rey tan unido al mesianismo, tanto cuanto que la afirmación de la Escritura es categórica: nacido de la estirpe de David según la carne (Rm 1, 3). El autor de esta afirmación -san Pablo-, aparte de la inspiración divina, como maestro que era de san Lucas, no podría por menos de estar muy al tanto de la virginidad de la Santísima Virgen. Por tanto, para poder decir que Jesús era descendiente de David según la carne era necesario -ya que la concepción de Cristo fue virginal, sin intervención alguna de san José- que el linaje de Santa María fuera davídico.

*****

Anécdotas

Menos riesgos

Un abad y un librepensador. El abad de Saint-Gall, se encontró una vez con un individuo que exponía sus dudas respecto a la existencia de Dios. El abad le dejaba hablar, hasta que, de pronto, le atajó diciendo: Una de dos: o hay Dios o no le hay. Si no le hay, convénzase usted de que no arriesga nada creyendo en él. Si le hay, va a pasarlo usted mal el día en que, siendo aún incrédulo, caiga en sus manos.

Lo más valioso

El rey Juan de Sajonia, vencido por Prusia en 1866, recibió de esta nación una embajada con el encargo de rogarle que hiciese educar en el protestantismo al heredero del trono. Prusia se comprometía a tratar a Sajonia con cierta benignidad. Mas el rey dio esta respuesta: Mi corona está vuestra disposición, pero no mi conciencia. Y despidió la embajada.

Amor más allá de la muerte

El corazón del Emperador Maximiliano I está enterrado en Altötting, en el célebre santuario mariano; y hay esta inscripción: Aquí descansa el corazón de Maximiliano I. Durante su vida no latió sino por las mayores hazañas y por el amor de la Madre de Dios. Has de saber, peregrino, que Maximiliano, aun después de la muerte, ama con todo el corazón a María.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s