Día 13 de junio

13 de junio

 

Memoria obligatoria de san Antonio de Padua

 

Memoria de san Antonio, presbítero y doctor de la Iglesia, que, nacido en Portugal, primero fue canónigo regular y después entró en la Orden recién fundada de los Hermanos Menores, para propagar la fe entre los pueblos de África, pero se dedicó a predicar por Italia y Francia, donde atrajo a muchos a la verdadera fe. Escribió sermones notables por su doctrina y estilo, y por mandato de san Francisco enseñó teología a los hermanos, hasta que en Padua descansó en el Señor. (1231) (Martirologio Romano).

 

*****

 

Virginidad perpetua de Santa María

 

Entre todas las virtudes con que fue adornada Santa María por el Creador, la de la virginidad es especialmente singular. La singularidad consiste en haber juntado Dios en Ella de una manera prodigiosa la Maternidad más fecunda con su perpetua Virginidad.

 

Si alguien preguntara cómo puede ser que una virgen sea a la vez madre, la respuesta es la misma que el arcángel san Gabriel dio a María en el momento de la Anunciación: Para Dios no hay nada imposible (Lc 1, 37).

 

La Virginidad de María, que está revelada por Dios en la Sagrada Escritura y en la Tradición, se expresa diciendo que Santa María fue siempre virgen: antes del parto, en el parto y después del parto. Si alguien no confiesa, de acuerdo con los Santos Padres, que la santa y siempre Virgen e inmaculada María es propia y verdaderamente Madre de Dios, como quiera que propia y verdaderamente concibió sin semen, por obra del Espíritu Santo, al mismo Verbo-Dios que nació del Padre antes de todos los siglos; y que lo dio a luz sin corrupción, permaneciendo su virginidad indisoluble, aun después del parto, sea anatema (Sínodo Lateranense del año 649, presidido por Martín I, canon 3).

 

Santa María fue Virgen antes del parto concibiendo en su purísimo seno al Hijo de Dios por obra y gracia del Espíritu Santo.

 

Igualmente fue Virgen en el mismo parto, pues dio a luz a su divino Hijo de una forma milagrosa sin detrimento de su virginidad, a la manera que un rayo de sol sale por un cristal sin romperlo ni mancharlo.

 

Y por último, Santa María conservó su virginidad después del parto, porque después de Jesús ya no tuvo ningún otro hijo.

 

*****

 

Anécdota

 

Ante la inminente llegada de las tropas imperiales de Federico II a Roma, Inocencio IV decidió abandonar la Ciudad Eterna. Un obispo le dijo: –En el nombre de Dios ¿Vais a abandonar Roma, Santo Padre? ¿Qué será de la Iglesia?La Iglesia está donde se encuentra Pedro, respondió el Papa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s