Día 13 de julio

13 de julio

Memoria libre de san Enrique

San Enrique, emperador de romano-germánico, que, según la tradición, de acuerdo con su esposa Cunegunda puso gran empeño en reformar la vida de la Iglesia y en propagar la fe en Cristo por toda Europa, donde, movido por un celo misionero, instituyó numerosas sedes episcopales y fundó monasterios. Murió en este día en Grona, cerca de Göttingen, en Franconia, actual Alemania. (1024) (Martirologio Romano).

*****

Liturgia

El lugar de la celebración

Aunque se puede rezar en cualquier lugar, necesitamos espacios donde encontrarnos como comunidad, como Cuerpo de Cristo, y dar así culto a Dios. El edificio material es símbolo de la Iglesia, de la comunidad de los creyentes, y también del cielo, la casa del Padre hacia la cual nos encaminamos. Es un lugar de oración, donde se celebra la Eucaristía y donde está Cristo realmente presente en el tabernáculo. Por eso se puede decir que cada iglesia, cada templo católico es casa de Dios y puerta del cielo.

Dentro de estos edificios sagrados, que son las iglesias, hay unos lugares principales: El altar, donde se celebra la Santa Misa, que es la renovación incruenta del sacrificio de Cristo en el Calvario, y en el que siempre hay un crucifijo. El tabernáculo o sagrario, donde se reservan las Sagradas Formas u Hostias consagradas. Por estar allí realmente Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, al pasar delante del sagrario se hace una genuflexión en señal de adoración. La sede, donde se sienta el obispo o el sacerdote que celebra la Eucaristía. El ambón, donde se proclama la Palabra de Dios en las funciones litúrgicas. La pila bautismal, donde se administra el sacramento del Bautismo. El confesonario, donde se administra el sacramento de la Penitencia.

Las imágenes de Jesucristo, de la Virgen María y de los santos que suelen haber en las iglesias, aunque no sean necesarias para orar, sí que ayudan a rezar.

*****

Significado de las posturas durante la celebración litúrgica

Estar de pie, significa actitud de respeto y atención. Por eso nos ponemos de pie cuando se lee el santo Evangelio.

Estar sentados, indica reflexión sobre aquello que escuchamos, retiro interior, oración personal.

Estar arrodillados, es señal de adoración. En la Santa Misa nos ponemos de rodillas en el momento de la consagración, porque en la Hostia Santa y en el Cáliz está el mismo Cristo.

La inclinación de cabeza, significa respeto profundo. Cuando se comulga de pie, antes de recibir la Sagrada Forma, como señal de respeto, se hace una inclinación de cabeza.

El beso o estrecharse las manos, propio del rito de la paz, es señal del amor fraterno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s