Día 16 de julio

16 de julio

Memoria obligatoria de Nuestra Señora del Carmen

Memoria de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, monte en el que Elías consiguió que el pueblo de Israel volviese a dar culto al Dios vivo y al que, más tarde, algunos, buscando la soledad, se retiraron para hacer vida eremítica, y dieron origen, con el correr de los tiempos, a una orden religiosa de vida contemplativa, que tiene como patrona y protectora a la Madre de Dios. (Martirologio Romano).

*****

Devociones

El escapulario de la Virgen del Carmen

La Santísima Virgen al darle el escapulario a san Simón Stock, en 1251, le prometió que el que tuviere la dicha de morir con esta especial divisa de mi amor, no padecerá el fuego eterno. Esta gran promesa fue confirmada y aumentada sesenta años más tarde con el llamado “privilegio sabatino”. La Santísima Virgen se le apareció al papa Juan XXII y le dijo: Yo, como Madre de Misericordia, y tierna madre de los cofrades carmelitas, con mis ruegos, oraciones, méritos y protección especial, les ayudaré para que, libres cuanto antes de sus penas, sean trasladadas sus almas a la bienaventuranza. Descenderé al purgatorio el primer sábado después de su muerte y las libraré y las conduciré al Monte Santo de la vida eterna,

La imposición del escapulario se hace con un escapulario de lana. Después de la ceremonia puede sustituirse con una medalla escapulario, es decir, con una medalla que por un lado esté la imagen de la Virgen del Carmen y por el otro, la del Sagrado Corazón de Jesús. Los requisitos para esta devoción tanto para la medalla como para el escapulario son: a) tenerlo impuesto y llevarlo habitualmente. b) guardar castidad conforme el estado de cada uno. c) rezar diariamente tres Avemarías o siete Padrenuestros con Avemaría y Gloria, o el Oficio Parvo o el Oficio Divino.

Esta devoción a la Santísima Virgen ha de ayudarnos a ser más piadosos, nunca debemos ampararnos en ella para vivir una vida de indiferencia religiosa.

*****

Efemérides

Tal día como hoy del año 1212 tuvo lugar la batalla de Las Navas de Tolosa. En esta batalla se enfrentó en las inmediaciones de la población jienense de Santa Elena un ejército aliado cristiano formado en gran parte por las tropas castellanas de Alfonso VIII de Castilla, las navarras de Sancho VII de Navarra y las aragonesas de Pedro II de Aragón contra el ejército numéricamente superior del califa Muhammad An-Nasir.

La batalla fue el resultado de la cruzada emprendida por el rey Alfonso VIII, el arzobispo de Toledo Rodrigo Ximénez de Rada y el papa Inocencio III contra los almohades (musulmanes que dominaban Al-Ándalus). Saldada con una importantísima victoria del bando cristiano, esta batalla es el punto álgido de la Reconquista y el principio del fin de la presencia musulmana en la península ibérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s