Día 7 de agosto

7 de agosto

Memoria libre de los santos Sixto II y compañeros

Santos Sixto II, papa, y compañeros, mártires. El papa san Sixto, mientras celebraba los sagrados misterios y enseñaba a los fieles los mandatos del Señor, por orden del emperador Valeriano fue inesperadamente detenido por los soldados y decapitado de inmediato, el día 6 de agosto; con él sufrieron el mismo martirio cuatro diáconos, que fueron enterrados juntamente con el pontífice de Roma, en el cementerio de Calixto, en la vía Apia. En este mismo día, los santos Agapito y Felicísimo, diáconos suyos, murieron en el cementerio de Pretextato, donde fueron sepultados. (258) (Martirologio Romano).

Memoria libre de san Cayetano

San Cayetano de Thiene, presbítero, que en Nápoles, en la región italiana de Campania, se entregó a pías obras de caridad, especialmente en favor de los enfermos incurables, promovió asociaciones para la formación religiosa de los laicos e instituyó los Clérigos Regulares para la renovación de la Iglesia, recomendando a sus discípulos el deber de observar la primitiva forma de vida apostólica. (1547) (Martirologio Romano).

*****

¿Quién es quién?

San Pedro Poveda

En Madrid, en España, san Pedro Poveda Castroverde, presbítero y mártir, que, preocupado por la difusión evangelizadora de los cristianos en el mundo, principalmente en los campos de la educación y la cultura, y fundó la Institución Teresiana, y al comienzo de la persecución contra la Iglesia en tiempo de guerra, fue asesinado por quienes odiaban la religión, ofreciendo a Dios un claro testimonio de su fe. (1936) (Martirologio Romano).

*****

La vida de san Pedro Poveda está inevitablemente unida a los ambientes y al tiempo en que se desarrolló. Nació en Linares (Jaén) en el año 1874. Siempre recordó con cariño a Linares, su pueblo, y miraba complacido los años de seminario en Jaén. Fue ordenado sacerdote en Guadix, el 17 de abril de 1897. En aquella población gradanina realizó sus primeros trabajos apostólicos al servicio de la diócesis, de las cuevas y de la ciudad. En 1902 predicó unas misión en las cuevas de Guadix. Al ver las necesidades de las personas que allí vivían creó unas escuelas gratuitas.

En unos recuerdos autobiográficos, escribió en 1915: Jamás pensé salir de Guadix: soñé siempre en que se me enterrara bajo el altar de las Cuevas; pero no sucedió así. (…) Mis trabajos en el púlpito, en el confesonario, en las escuelas, en todo lo que entendía ser provechoso para aquellas gentes a quienes quería con todo el alma, no puede relatarse. Yo mismo no sé lo que hice, y me admiro cuando recuerdo algo de lo muchísimo que realicé. El Rosario de la aurora, la comida a los pobres, la propaganda por los pueblos, la hoja impresa, la suscripción, todo ello, juntamente con mis ocupaciones en palacio, en el Seminario y en las comisiones que se me confiaron, habrían dado fin de mí, si Dios no me hubiera conservado la vida para purificarme entonces, después y ahora.

En el año 1905, abrumado por las insidias y persecuciones, abandonó Guadix. Mi decisión de marchar fue tomada después de pensarlo mucho y poniendo la mira en el bien de los demás y en el mío propio. Al año siguiente es nombrado canónigo de la basílica de Covadonga. En Asturias permaneció varios años. Durante esa época escribió varios libros y ensayos de proyectos pedagógicos, además de cartas espirituales. En 1913 tomó posesión de una canonjía de la catedral de Jaén.

A comienzos de 1917 elaboró los Estatutos de la Institución Teresiana. En febrero del año siguiente se traslada a Madrid por haber sido nombrado Capellán de Honor de número de la Real Capilla. Y en la capital de España permaneció hasta su muerte. El 19 de febrero anotó: Seguimos bajo la presión de elecciones. Nuevo gobierno. Y el 18 de julio: Estamos impresionados por los sucesos del día. En días sucesivos repitió las expresiones: Seguimos como ayer. Fiat voluntas tua! El lunes 27 de julio fue detenido en su casa de la calle Alameda. Y en la mañana del día siguiente -28- apareció su cuerpo junto a la capilla del cementerio del Este de Madrid.

El 4 de mayo de 2003 fue canonizado por san Juan Pablo II en Madrid, juntamente con otros cuatro santos españoles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s