Día 18 de agosto

18 de agosto

Vocabulario

Misa

La Misa es el sacrificio de la Nueva Ley, instituido por Nuestro Señor Jesucristo, en el cual ofrecemos a Dios el Cuerpo y la Sangre del mismo Jesucristo, bajo las apariencias o especies de pan y vino. La Misa, asimismo, es la renovación sacramental del sacrificio de la Cruz, ofrecido por Cristo para la salvación del mundo. El papa Pío XII, en la encíclica Mediator Dei, escribió: El augusto Sacrificio del altar no es una pura y simple conmemoración de la Pasión y Muerte de Jesucristo, sino un Sacrificio propio y verdadero por el que el Sumo Sacerdote, mediante su inmolación incruenta, repite lo que una vez hizo en la Cruz, ofreciéndose enteramente al Padre como víctima gratísima.

Una consideración de Benedicto XVI

En cada Misa, el encuentro con la Palabra de Dios nos introduce en la participación del misterio de la cruz y resurrección de Cristo y de este modo nos introduce en la Mesa eucarística, en la unión con Cristo. En el altar está presente al que los Magos vieron acostado entre pajas: Cristo, el Pan vivo bajado del cielo para dar la vida al mundo, el verdadero Cordero que da su propia vida para la salvación de la humanidad (Mensaje a los jóvenes).

Un cuadro poco conocido

En Roma hay un cuadro magnífico, titulado La última Misa. En él se representan los preludios del fin del mundo. En el fondo, un sacerdote va a terminar la Santa Misa, mientras los ángeles, inclinados sobre sus trompetas, esperan que acabe, para sonar la hora tremenda de la divina justicia. Este cuadro es obra del célebre pintor Leonardo de Vinci, el cual quería decir con esto que sin la Misa, estaría al presente el mundo hundido bajo el peso de sus crímenes.

Del Diario de un sacerdote

Amo mi Misa. Vacío y oscuro será para mí el día que no pueda celebrarla. Y, sin embargo, infinidad de veces querrían los ángeles echarme a un lado y tomar mi puesto, al sorprenderme pensando en el partido de fútbol de mañana, mientras su Dios y el mío espera que con mi palabra le haga venir. Bueno, hoy quizá pueda estar un poco más atento, más devoto…

*****

Anécdota

En tiempos de la persecución religiosa en Inglaterra, un católico fue condenado a pagar 500 monedas de oro por haber asistido a misa. El católico se fue a casa y escogió las 500 monedas de oro más hermosas que tenía, y pagó la multa. El juez le preguntó, maravillado, por qué pagaba la multa precisamente con las monedas más hermosas. El condenado le contestó: Consideraría verdadero pecado el no dar las hermosas piezas de oro por la merced excelsa de una sola misa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s