Día 22 de septiembre

22 de septiembre

¿Quién es quién?

Santa Ángela de la Cruz

Santa Ángela de la Cruz es la fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Compañía de Cruz, institución de la Iglesia que se dedica a ayudar a los pobres y a los enfermos.

María de los Ángeles Guerrero González nació en Sevilla el día 30 de enero de 1846, siendo bautizada tres días después -2 de febrero- en la iglesia sevillana de Santa Lucía. Su familia era muy modesta y numerosa (catorce hijos, aunque solamente seis alcanzaron la edad adulta). Su padre, Francisco Guerrero, de profesión cardador de lana, trabajó durante un tiempo al servicio del convento de los frailes de Trinidad. Falleció cuando Ángela era pequeña. La madre de la futura fundadora, Josefa González, también trabajó para los frailes trinitarios como lavandera y costurera. Murió siendo anciana.

Ángela recibió una institucción escolar escasa, como era habitual por aquella época entre las niñas pertenecientes a su clase social. A los doce años entró a trabajar en un taller de fabricación de calzado para contribuir a la economía familiar. En ese taller permaneció hasta los 29 años de forma ininterrumpida.

Cuando tenía 16 años conoció al padre José Torres Padilla, un sacerdote con fama de santidad, el cual tendría una influencia decisiva en la vocación religiosa de Ángela, pues fue su confesor y director espiritual. A los 19 años Ángela pidió ingresar como hermana lega en el convento de Carmelitas Descalzas, pero no fue admitida. Cuatro años después ingresó en la Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, en la que permaneció algún tiempo, primero en el Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla, y después estuvo en Cuenca y Valencia. Pero unos vómitos continuos que no cesaban, la obligaron a abandonar por motivo de salud la vida religiosa. Curiosamente después de dejar el convento, los vómitos desaparecieron tan misteriosamente como se habían iniciado, sin dejar ninguna secuela. Ella decía que se había curado gracias a unos soldaditos de Pavía (bacalao cortado en tiras rebozado y frito) que había comprado en una freiduría de Sevilla.

En 1873 formuló votos perpetuos fuera del claustro, y poco después tuvo la idea de fundar la “Compañía de la Cruz”. El 17 de enero de 1875 con muy pocos recursos comenzó a tomar forma su proyecto. Encontró a tres compañeras, una de ellas llamada Josefa de la Peña gozaba de una buena situación económica. Por el contrario, las otras dos, Juana María Castro y Juana Magadán, disponían de escasos recursos. Con el dinero de Josefa de la Peña alquilaron su “convento” que era solamente un cuarto de una casa de la calle San Luis, en Sevilla, y organizaron un servicio de asistencia a los necesitados a lo largo del día y de la noche. Posteriormente se trasladaron a una casa de la calle Hombre de Piedra, también Sevilla. Sus compañeras comenzaron a llamarla Madre.

En el año 1876 se declaró una epidemia de viruela. Esto hace que las Hermanas de la Cruz intensifiquen sus esfuerzo de ayuda a pobres y enfermos, causando su labor gran admiración en todos los estamentos de la ciudad. En este mismo año (1876), sor Ángela consiguió la admisión y bendición de su obra por el arzobispo de la diócesis hispalense.

El modo de trabajo de la congregación consistía en acudir las hermanas de dos en dos a las casas de los enfermos que las necesitaban. Una atendía a la persona enferma su lado, y la otra realizaba las actividades del hogar.

La obra de sor Ángela de la Cruz se extendió rápidamente, fundándose numerosos conventos, especialmente en Andalucía occidental y el sur de Extremadura, centrando siempre su actividad en la asistencia material y espiritual a pobres, enfermos y niños huérfanos o sin hogar.

En 1894, Ángela de la Cruz viajó a Roma, donde fue recibida en audiencia por el papa León XIII, el cual concedió el decreto inicial para la aprobación de la Compañía de la Cruz. El decreto de aprobación fue firmado por san Pío X en 1904.

Santa Ángela de la Cruz falleció el 2 de marzo de 1932 como consecuencia de un accidente cerebro vascular. Personas de todas las clases sociales acudieron a la capilla ardiente atraídas por la fama de santidad de la fundadora de las Hermanas de la Cruz. Por privilegio del Gobierno de la Segunda República Española, fue sepultada en la cripta de la Casa Madre de la Compañía de la Cruz en Sevilla.

El 5 de noviembre de 1982, durante su primer viaje apostólico a España, san Juan Pablo II beatificó en Sevilla a Ángela de la Cruz. Años después, el mismo Pontífice, en su última visita a España, el 4 de mayo de 2003, en Madrid, la canonizó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s