Día 17 de octubre

17 de octubre

Memoria obligatoria de san Ignacio de Antioquía

Memoria de san Ignacio, obispo y mártir, discípulo del apóstol san Juan y segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía, que en tiempo del emperador Trajano fue condenado al suplicio de las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio. Durante el viaje, mientras experimentaba la ferocidad de sus centinelas, semejante a la de los leopardos, escribió siete cartas dirigidas a diversas Iglesias, en las cuales exhortaba a los hermanos a servir a Dios unidos con el propio obispo, y a que no le impidiesen poder ser inmolado como víctima por Cristo. (107) (Martirologio Romano).

*****

La Anunciación del Ángel a Santa María

La anunciación a María inaugura la plenitud de “los tiempos”, es decir, el cumplimiento de las promesas y de los preparativos. María es invitada a concebir a aquél en quien habitará corporalmente la plenitud de la divinidad (Col 2, 9). La respuesta divina a su ¿cómo será esto, puesto que no conozco varón? (Lc 1, 34) se dio mediante el poder del Espíritu: El Espíritu Santo vendrá sobre ti (Lc 1, 35).

Santa María recibe la embajada del arcángel san Gabriel, enviado por Dios para pedirle su consentimiento. Como para Dios no hay nada imposible (Lc 1, 37), hará que María sin perder su virginidad conciba en sus purísimas entrañas al Verbo encarnado. Has oído, Virgen, que concebirás y darás a luz un hijo. Has oído que no será por obra de varón, sino por obra del Espíritu Santo. (…) En tus manos está el precio de nuestra salvación; si consientes, de inmediato seremos liberados. (…) Apresúrate a dar tu consentimiento, Virgen, responde sin demora al ángel, mejor dicho, al Señor, que te ha hablado por medio del ángel. (…) Abre, Virgen santa, tu corazón a la fe, tus labios al consentimiento, tu seno al Creador. (…) Levántate por la fe, corre por el amor, abre por el consentimiento. He aquí -dice la Virgen- la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra (San Bernardo, Homilía sobre las excelencias de la Virgen María). Cuando salió de los labios de la Virgen nazarena el fiat, hágase el Verbo se hizo carne.

La Anunciación a María y Encarnación del Verbo es el hecho más maravilloso, el misterio más entrañable, de las relaciones de Dios con los hombres, de la misericordia divina, y el acontecimiento más importante y de mayor transcendencia que ha habido en la Historia de la humanidad. Un Dios que se hace hombre, semejante en todo a nosotros menos en el pecado, para salvarnos de la triple esclavitud del demonio, del pecado y de la muerte a la que estaba sometido el género humano desde el pecado de nuestros primeros padres.

¡Gracias, Madre, por tu consentimiento!

*****

Anécdota

A Urbano IV alguien le echó en cara la humildad de su nacimiento, a lo que respondió Urbano IV: El hombre no nace noble, se hace noble con la virtud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s