Día 10 de diciembre

10 de diciembre

Memoria libre de santa Eulalia

Santa Eulalia, virgen y mártir, que, según se cuenta, en Mérida, población de Lusitania, hoy en España, siendo aún joven no dudó en ofrecer su vida por confesar a Cristo. (304) (Martirologio Romano).

*****

Historia bíblica

Caín y Abel

Después de la expulsión de nuestros primeros padres de Paraíso nacieron los primeros hijos de Adán y Eva, Caín y Abel. Adán conoció a Eva, su mujer, que concibió y dio a luz a Caín. Y dijo: “He adquirido un varón gracias al Señor”. Después dio a luz a su hermano Abel. Abel fue pastor de ganado menor, y Caín, labrador (Gn 4, 1-2).

La Biblia enseña en el capítulo cuarto del Génesis cómo se transmitió la vida humana a partir de los primeros padres, y cómo, al mismo tiempo, la vida del hombre sobre la tierra sigue marcada por el mal y el pecado. El hombre se convirtió en el enemigo de sus semejantes (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2.259). Esto se ve claramente en el relato de muerte de Abel a manos de su hermano Caín. El episodio del fratricidio, recogido por antiguas tradiciones, muestra cómo ya desde el comienzo de la humanidad el mal fue avanzando con la violencia y la injusticia.

Los dos hermanos ofrecían sacrificios a Dios. El Señor veía con agrado el sacrificio de Abel, porque éste le ofrecía lo mejor de su ganado. Sin embargo, Dios apartaba su mirada de las ofrendas de Caín, ya que su corazón era malo, y no ofrecía lo mejores frutos de la tierra. Por esto Caín se irritó en gran manera y andaba cabizbajo. Entonces dijo el Señor a Caín: “Por qué estás irritado? ¿Por qué andas cabizbajo? ¿No llevarías el rostro alto si obraras bien? Pero si no obras bien, el pecado acecha a la puerta; no obstante, tú podrás dominarlo (Gn 4, 5-7).

A tal extremo llegó la irritación de Caín por esa postergación que, llevando a su hermano a un sitio extraño, se alzó contra Abel, y lo mató. Cometido el fratricidio, quiso huir y ahogar los remordimientos de su conciencia.

Caín es el prototipo del hombre perverso y homicida; Abel, el del hombre justo que sufre sin culpa la muerte violenta. De ahí que a Abel se le haya considerado como figura de Jesucristo, cuya sangre derramada en la cruz interpela a los hombres con más fuerza aún que la de Abel: Vosotros en cambio os habéis acercado a Jesús, mediador de la Nueva Alianza, y a la sangre derramada, que habla mejor que la de Abel (Hb 12, 24). Caín, en cambio, es tipo de todo hombre que odia a su prójimo, pues el odio supone el deseo de que el otro no exista.

Caín fue castigado por su crimen. El Señor dijo a Caín: “¿Dónde está tu hermano Abel?” Él respondió: “No lo sé. ¿Acaso soy el guardián de mi hermano?” El Señor le dijo: “¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama hacia mí desde la tierra. Ahora, maldito seas, márchate de esta tierra que ha abierto su boca para recibir la sangre que has derramado de tu hermano. Aunque la trabajes, no volverá a darte su fruto; vivirás errante y vagabundo por la tierra (Gn 4, 9- 12).

La enseñanza que encierran estas palabras es bien clara: la muerte por violencia de cualquier persona inocente es como un grito que está pidiendo justicia, y ante el que Dios no permanece indiferente. La vida humana es sagrada porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2.258). El remordimiento por haber dado muerte a su hermano siempre acompañó a Caín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s