Día 13 de diciembre

13 de diciembre

Memoria obligatoria de santa Lucía

Memoria de santa Lucía, virgen y mártir, la cual, mientras vivió, conservó encendida la lámpara esperando al Esposo, y llevada al martirio en Siracusa, ciudad de Sicilia, en Italia, mereció entrar con Él a las bodas y poseer la luz indefectible. (303/304) (Martirologio Romano).

*****

Efemérides

Tal día como hoy del año 1294 renunció al Pontificado el papa san Celestino V. Días antes, el Papa dedicó ocho días a las redacción de dos documentos: el primero consistía en la renuncia propiamente dicha, mientras que el segundo era una constitución apostólica en la que se establecía que un papa tiene derecho a renunciar a su misión petrina.

La renuncia de san Celestino V no se ha de interpretar, ni como una cobardía ni un acto de heroísmo. Fue el simple cumplimiento del deber realizado por quien, habiendo asumido un oficio que excedía con mucho sus propias capacidades, tenía un deber moral mayor en la búsqueda del bien común a través de la renuncia, que en empeñarse en continuar desempeñando una misión que estaba convencido que excedía la medida de la propia capacidad.

*****

Un verdadero problema

El Cisma de Occidente representó seguramente el punto más bajo en la historia medieval del Papado. Es cierto que no era nada nuevo que en la Iglesia se contemplara cómo un antipapa disputaba la Sede de San Pedro al legítimo sucesor del Príncipe de los Apóstoles, pero jamás los enfrentamientos habían durado tanto tiempo, ni nunca antes había resultado tan oscuro saber quién el papa legítimo. Tan difícil fue el señalar cuál era el verdadero pontífice que el arzobispo de Toledo sustituyó el nombre del papa en el canon de la Misa por la fórmula: Por aquél que es el papa legítimo.

Tanto en la obediencia de Roma como en la de Aviñón hubo personas santas convencidas de la legitimidad del papa a quien obedecía. Santa Catalina de Siena se decantó por el de Roma, mientras que san Vicente Ferrer lo hacía por el de Aviñón.

*****

Divisas pontificias

Algunos papas de pusieron divisas en las monedas para dar consejos sobre el empleo del dinero. Sobre las monedas de Inocencio XIII: Ut detur (Para dar); en las de Benedicto XII: Solatium miseris (Para aliviar a los desgraciados); en las de Clemente IX: Quis pauper? Avarus (El verdadero pobre es el avaro); y en otra pieza: Nolite thesaurizares (No atesoréis); en las de Inocencio XI: Quod habeo tibi do (Lo que tengo, te lo doy); y en las de Clemente XIII: Ne obliviscaris pauperum (No os olvidéis de los pobres).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s