Día 24 de diciembre

24 de diciembre

Vida de Cristo

El nacimiento de Jesús

El nacimiento de Cristo, el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad: la venida de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad a la tierra, nos lo narra san Lucas con estas palabras: José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Estando allí, se cumplieron los días de su parto, y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en el mesón (Lc 2, 4-7).

En Belén, como había profetizado Miqueas, nace el Señor, vida y salvación de los hombres. Jesús, que es Dios y es hombre, viene a la tierra para realizar la reconciliación de la divinidad con la humanidad, y de la humanidad con la divinidad; para estar con nosotros, porque sus delicias son estar con los hijos de los hombres. Llega para dar muerte a las tinieblas del pecado y vida a los hombres. Abre un camino para los hombres hacia Dios.

Dios hecho hombre nace en un establo. Lo vemos recostado en un pesebre. Jesús recién nacido no habla; pero es la Palabra del Padre. El pesebre de Belén es una cátedra. Su lección mejor es la humildad. El que es Dios, Rey de reyes y Señor de señores, ha querido nacer pobre, en la humildad de un establo, de un lugar destinado para animales.

Su Madre le recostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en la posada. Ojalá Jesús encuentre en nuestros corazones lugar donde nacer espiritualmente. Que no se repita aquella nota triste de la primera Navidad: Vino a los suyos, pero los suyos no le recibieron (Jn 1, 11). Que abramos las puertas de nuestro corazón de par en par a Cristo, que ha venido para amarnos, para salvarnos, para enseñarnos el sentido verdadero de la vida.

Cristo se ha hecho pobre en la noche de Belén, pobre en la casa de Nazaret, despojado de todo en la hora de la muerte en la cruz. En la noche de Belén, contemplamos con grandísimo estupor el misterio de su nacimiento; ¡oh cuán pobre se ha hecho Dios! ¡oh cuán rico se ha hecho el hombre! Bendita pobreza de Dios, que ha sido fuente de tal enriquecimiento para el hombre (San Juan Pablo II).

Cristo, nuestro modelo, nos enseña a vivir la virtud de la pobreza, el desprendimiento de las cosas materiales. Un establo, un pesebre. La compañía de un buey y una mula. Unos pañales. Nació pobre, para que le sigamos de cerca, siendo pobres voluntariamente y amando esa pobreza que nos une a Él.

Se humilló, haciéndose obediente hasta la muerte. Desde el primer instante de su vida Cristo obedeció. Nace para morir en el Cruz. Su nacimiento ya es obediencia a su Padre Dios, como lo será toda su vida y su muerte.

La primera cuna de Jesús son los brazos de su Madre Virgen: brazos amorosísimos, llenos de ternura y delicadeza. Luego, antes de dejarle reposar en el pesebre, la Virgen coloca al Niño en brazos de José, que hará las veces de padre suyo en la tierra. El Señor siente el calor del cariño de María y de José. Quiso sentirse rodeado de la santidad y pureza de aquellas dos almas purísimas.

Había unos pastores por aquellos contornos, que dormían al raso y vigilaban por turno su rebaño durante la noche. Se les presentó un ángel del Señor y la gloria del Señor los rodeó de luz y se llenaron de un gran temor. El ángel les dijo: No temáis, os traigo una buena nueva, una gran alegría, que es para todo el pueblo; pues os ha nacido hoy un Salvador, que es el Mesías Señor, en la ciudad de David. Y esto os servirá de señal: encontraréis a un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre (Lc 2, 8-12).

Los pastores, presurosos, fueron a ver al Niño Dios. Tímidos se asoman a la puerta del establo: un niño en pañales está recostado en el pesebre, y su Madre lo mira. Caen de rodillas ante el misterio, llenos de contento. Vieron la salvación del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s