La tragedia del Manchester United

Diez años más tarde

El 6 de febrero de 1958 el equipo de fútbol inglés Manchester United sufrió el golpe más duro de su ya de por sí tortuosa ‑a la vez que gloriosa‑ existencia. En 1929, el crack económico estuvo a punto de provocar su desaparición, y el 11 de marzo de 1941 un bombardeo de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial destruyó por completo el estadio de Old Trafford. pero lo peor estaba aún por pasar. Meses después de conseguir el título de la Liga inglesa, en un momento en que el equipo brillaba como pocas veces a lo largo de su historial deportivo, ocho de las jóvenes figuras de aquel Manchester United campeón fallecieron en un accidente aéreo ocurrido en Munich tras disputar, en Belgrado, los cuartos de final de la Copa de Europa ante el Estrella Roja.

Su entrenador, Matt Busby, alienó para aquel partido de Belgrado a Edwards, Colman, Jones, Morgans, Charlton, Violet, Taylor, Foulkes, Gregg, Sacanlon y Byrne. Para varios de ellos fue su último partido.

El equipo regresaba a Manchester en un Elizabethan de la BEA, fletado especialmente para el viaje. Según la crónica de uno de los periodistas supervivientes, iban cantando porque habían conseguido la eliminación del Estrella Roja. En aquella temporada el equipo inglés era uno de los favoritos para destronar al Real Madrid de su reinado europeo. Cuando el avión iba a aterrizar en Munich para repostar, una tormenta le hizo estrellarse e incendiarse.

Son pocos los que lo pueden contar. Pocas horas después se supo que habían sobrevivido veintitrés personas y habían fallecido otras diecinueve. Los supervivientes del Manchester United fueron: el entrenador Matt Busby, los guardametas Harry Gregg y Ray Wood, el defensa William Foulkes, los centrocampistas Jack Blanchflower y Duncan Edwards y los delanteros Dennis Violet, John Berry, Ken Morgans, Bobby Charlton y Bert Scanlon. La lista de los fallecidos fue la siguiente: Walley, Crickner, Colman, Byrne, Jones, Whelan, Taylor, Bent y Peg, junto a los periodistas Thompson del News Chronicle, Henry Rose del Daily Express, George Follows del Daily Herald, Frank Swift del News of the World y Archie Ledbrooke del Daily Mirror.

Más de cien mil personas se situaron a lo largo de los 18 kilómetros que separan Manchester del aeropuerto para recibir a los ataúdes bajo la lluvia. Presidió el cortejo el alcalde de la ciudad, seguido de una escolta de motoristas de la policía y millares de coches. Centenares de personas se arrodillaron al paso de los coches fúnebres y desfilaron alrededor del terreno de juego de Old Trafford, donde se colocó la capilla ardiente de los malogrados futbolistas.

El accidente aéreo casi provocó la desaparición del Manchester United. Matt Busby y Bobby Charlton, días después de la tragedia juraron que volverían a levantar a este mítico equipo a pesar de la tragedia.

Diez años después, el 29 de mayo de 1968, en el Estadio de Wembley de Londres, el Manchester United ‑tras haber eliminado al Hibernians maltés, al Sarajevo de Yugoslavia, al Gornik Zabrze polaco y al campeón de España, Real Madrid‑ se proclamaba campeón de Europa, tras vencer por 4 a 1 en un disputado partido, con prórroga incluida, al Benfica de Lisboa. Sobre el césped sólo quedaban dos supervivientes del accidente de Munich: William Foulkes y Bobby Charlton. En el banquillo, su entrenador: Matt Busby. El juramento se había cumplido.

Los campeones dedicaron el título continental conquistado a los que murieron diez años antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s