Samuel

Samuel

La vida de Samuel, narrada en la Sagrada Escritura comienza con la petición de Ana al Señor para que conceda un hijo. Dios escuchó la oración de Ana, que concibió un hijo al que puso de nombre Samuel. El nacimiento de Samuel había sido para sus padres una gracia especial del cielo y recompensa de su piedad.

Siendo aún niño, Samuel fue llevado por sus padres a Siló, donde se hallaba el Tabernáculo, y lo entregaron al sumo sacerdote Helí, para que fuese consagrado al servicio de Dios durante su vida.

Una noche, estando acostado Samuel en el Santuario del Señor donde estaba el Arca de Dios, el Señor le llamó: “¡Samuel, Samuel!” Él respondió: “Aquí estoy” Y corrió hasta Helí y le dijo: “Aquí estoy porque me has llamado”. Pero Helí le respondió: “No te he llamado. Vuélvete a acostarte”. Y fue a acostarse. El Señor le llamó de nuevo: “¡Samuel!” Se levantó, fue hasta Helí y le dijo: “Aquí estoy porque me has llamado”. Pero Helí contestó: “No te he llamado, hijo mío. Vuélvete a acostarte”. Samuel todavía no reconocía al Señor, pues aún no se le había revelado la palabra del Señor. Volvió a llamar el Señor por tercera vez a Samuel. Él se levantó, fue hasta Helí y le dijo: “Aquí estoy porque me has llamado”. Comprendió entonces Helí que era el Señor quien llamaba al joven, y le dijo: “Vuelve a acostarte y si te llaman dirás: ‘Habla, Señor, que tu siervo escucha’” Samuel se fue y se acostó en su aposento. Vino el Señor, se presentó y le llamó como otras veces: “¡Samuel, Samuel!” Respondió Samuel: “Habla, que tu siervo escucha” (1 S 3, 4-10).

“Habla, Señor, que tu siervo escucha”. Esta oración fue el inicio de la misión de Samuel como profeta llamado por Dios, y la pauta de su comportamiento, pues siempre su actividad estuvo regida por el trato asiduo y directo con el Señor y la intercesión por los suyos. Con Samuel se inicia una nueva etapa del pueblo israelita en la que Dios dará a conocer su palabra a través de los profetas que, como hombres de Dios, interpelarán al pueblo, a los sacerdotes y hasta al mismo rey.

Cuando murió Helí, los israelitas, sabiendo que Dios estaba con Samuel, eligieron a éste como juez. Samuel tuvo la dicha de recobrar el Arca de la Alianza, que se habían llevado los filisteos, quienes no tuvieron ningún reparo en devolverla a los israelitas, pues durante todo el tiempo que la tuvieron en su poder no cesaba de atraerles todo género de desgracias. Además, hay que destacar la victoria sobre los filisteos. Estos quedaron humillados y no volvieron a acercarse a las fronteras de Israel, pues la mano del Señor siguió pesando sobre los filisteos durante toda la vida de Samuel (1 S 7, 13). También bajo el gobierno de Samuel se rehizo Israel de los desastres que había sufrido y disfrutó de larga paz.

Cuando Samuel se fue haciendo viejo, designó a sus hijos como jueces sobre Israel; el nombre del mayor era Joel, y el del segundo, Abías. Eran jueces en Berseba. Pero sus hijos no se comportaron como él, sino que se inclinaron al propio provecho, aceptando el soborno y pervirtiendo la justicia (1 S 8, 1-3). Al ver el comportamiento de los hijos de Samuel, el pueblo pidió a Samuel un rey. Entonces todos los ancianos de Israel se reunieron y se acercaron a Samuel en Ramá, diciéndole: “Tú te vas haciendo viejo y tus hijos no se comportan como tú. Nómbranos un rey que nos gobierne como hacen las demás naciones” (1 S 8, 4-5).

A Samuel le disgustó que le dijeran: Nómbranos un rey que nos gobierne, e invocó al Señor. El Señor le dijo: Escucha la voz del pueblo en todo lo que te propone. No es a ti a quien rechazan, sino a mí; no quieren que sea su rey. Han obrado así desde que salieron de Egipto hasta el día de hoy: me han abandonado y han servido a dioses extranjeros, y así se portan ahora contigo. Sin embargo, escucha su voz, pero adviérteles bien y explícales los derechos del rey que reine sobre ellos (1 S 8, 7-9). Después de haber escuchado estas palabras de Dios, Samuel ungió a Saúl como rey. Era aproximadamente el año 1040 antes de Cristo. Saúl fue el primer rey de Israel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s