Decidió ser sacerdote

En una ocasión san Juan Pablo II preguntó a un joven:

¿Has pensado alguna vez en ser sacerdote?

El joven, sorprendido, respondió que no, que su ilusión era llegar a ser un buen pintor, y para eso estaba estudiando. El Papa le explicó entonces que siendo sacerdote podría todos los días, con su trabajo sacerdotal, confesando a niños y a viejos, enseñando la doctrina cristiana en el catecismo, y predicando con su palabra y con su ejemplo, ir añadiendo pinceladas magistrales sobre ese lienzo de su tiempo. Y al final del día tendría terminado un cuadro, que le gustaría especialmente a Dios.

Sólo habrás cambiado -le dijo- de Sala de Exposición.

El joven dejó la pintura para prepararse a ser sacerdote.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s