Adviento, camino de pobreza

Un camino en la pobreza

Adviento será siempre un camino en la pobreza. Adviento será siempre encontrar a Dios, y encontrarlo donde Él se suele esconder, es decir, en la vida y el rostro de los pequeños, de los más pequeños y necesitados.

Los ricos tienen que detener el paso y la mirada para contemplar esa inmensidad de hombres tirados en la cuneta de la vida y maltratados de mil formas y maneras en su existencia: ancianos abandonados, niños huérfanos de padres, de cultura o de fe. Mirar a tanto hombre sufriente, tanto en el cuerpo como en el espíritu, mirar al que no tiene trabajo o no tiene esperanza. Mirar a los pobres drogadictos, a las mujeres maltratadas, todas esas personas necesitadas de cualquier don y decidirnos a enriquecerlos, a salvarlos y salvarnos en la propia entrega.

Nuestro adviento, nuestro encuentro con el Dios que salva no será posible si no lo hacemos por los mismos caminos que hizo Jesús. Sólo en el anonadamiento, en la vida sencilla y humilde que es servicio permanente y para todos, y es talante de acogida al pobre y necesitado será posible el adviento, el encuentro de gracia y salvación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s