Segundo domingo de Adviento

2º Domingo. Preparar los caminos del Señor. Ésta es la idea central del Evangelio y de toda la liturgia de este día. La indicación del Bautista no ha dejado de sonar en el mundo y nos llega ahora con su doble significado: preparar la próxima Navidad y la vuelta de Cristo al final de los tiempos. San Pablo (2ª lectura) nos concreta cómo hemos de preparar esa doble venida: ida santa y creciendo en el conocimiento de los designios que Dios tiene sobre nosotros.

Este programa se enfrenta con una con una grave obstáculo: la preocupación excesiva de los bienes de este mundo. Por eso, pedimos a Dios que mientras vamos “animosos al encuentro de su Hijo”, no permita que nos atrapen “los afanes de este mundo” (oración colecta), y nos conceda la “sabiduría para sopesar los bienes de la tierra amando intensamente los del Cielo” (oración después de la comunión).

Hemos de ser optimistas, pues esta ayuda de Dios no nos faltará: al contrario. Él llevará a buen término la obra buena que ha empezado en nosotros (2ª lectura). De este modo, seremos los Bautistas de la nueva evangelización, que hagan resonar en nuestra familia, en nuestro trabajo, entre nuestros amigos el siempre actual “preparad los caminos del Señor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s