Tercer Domingo de Adviento

3º Domingo. ¡Estad alegres! La alegría es la nota dominante de este domingo. El tema no es nuevo. Al contrario, ha estado tradicionalmente unido al tercer domingo de Adviento.

Esta alegría está provocada por un doble motivo: la próxima venida del Señor en Navidad (oración colecta y después de la Comunión, lecturas 1ª y 3ª que hablan) y su vuelta al final de los tiempos. De la alegría que comporta la ya cercana Navidad hablan las oraciones colecta y después de la comunión, así como la primera lectura y el evangelio, que nos anuncian que han llegado los tiempos mesiánicos, es decir: la Encarnación del Verbo. Esa presencia de Dios entre nosotros es la verdadera causa de nuestra alegría.

Por eso, el gran enemigo de la alegría cristiana es el pecado en todas sus formas y manifestaciones, pues nos priva de la presencia íntima de Dios. Si nosotros y nuestros hermanos queremos celebrar la Navidad con “alegría desbordante” -como pedimos en la oración colecta- nada mejor que hacer una buena confesión en estos días, y animar a que nuestros amigos y parientes hagan esta experiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s