Libro de las letanías (II): Letanía del Sagrado Corazón de Jesús

Letanía del Sagrado Corazón de Jesús

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús tiene su origen en las revelaciones que hizo el mismo Jesús a santa Margarita María de Alacoque. En una de ellas, mostrándole amorosamente su Corazón, le dijo: He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha omitido hasta agostarse y consumirse, para mostrarles su amor, y, en cambio, Yo no recibo más que ingratitudes, originadas por sus irreverencias y sacrilegios, y por la frialdad y los desprecios que tienen para Mí en este Sacramento de amor. Prometió en estas y otras revelaciones muy abundantes especialísimas gracias a los que fuesen devotos de su Sagrado Corazón.

Para ser verdadero devoto del Sagrado Corazón es preciso corresponder a su amor, y, además, reparar las injurias que los hombres ingratos cometen contra Él.

Los actos de reparación o desagravio y la consagración al Corazón de Jesús son imprescindibles en esta devoción. La consagración al Corazón divino, hecha de todo corazón y con devoción verdadera, obra maravillas en el alma cristiana. Dijo santa Margarita María de Alacoque que no le parece haber camino más corto para llegar a la perfección, ni medio más seguro para salvarse, que el consagrarse enteramente al Corazón divino de Jesús.

Los Romanos Pontífices de los últimos años no han regateado elogios sobre la devoción al Corazón de Jesús. Es la espiritualidad más segura y útil para todos (León XIII); la mejor norma de vida (Pío XI): la manera más excelsa de practicar el cristianismo (venerable Pío XII); el medio más eficaz para la renovación que nos exige el Concilio Vaticano II (beato Pablo VI). Para san Juan Pablo II todo el ciclo litúrgico se cierra definitivamente en Él, en el corazón del Dios-Hombre. De Él irradia también cada año toda la vida de la Iglesia (…). Este Corazón es fuente de vida y santidad.

*****

En 1718, la venerable Magdalena de Rémusat, monja salesa, publicó por primera vez las letanías del Sagrado Corazón de Jesús, con 27 invocaciones, tomadas la mayoría de las letanías del Padre Croiset, colaborador de santa Margarita María de Alacoque, la cual utilizó muchas de estas invocaciones. Dos años más tarde fueron recitadas en Marsella durante una novena de acción de gracias, cuando prodigiosamente desapareció una terrible peste al consagrarse públicamente la ciudad al Sagrado Corazón de Jesús. Y a instancias de un obispo de Marsella fueron aprobadas por la Sagrada Congregación de Ritos el 13 de abril de 1899, quien añadió seis invocaciones más. Poco después las recitó solemnemente León XIII al consagrar el mundo al Sagrado Corazón de Jesús.

*****

Señor, ten misericordia de nosotros

Cristo, ten misericordia de nosotros

Señor, ten misericordia de nosotros

Cristo, óyenos

Cristo escúchanos

V/. Dios Padre celestial

R/. Ten misericordia de nosotros

V/. Dios Hijo, Redentor del mundo

R/. Ten misericordia de nosotros

V/. Dios Espíritu Santo

R/. Ten misericordia de nosotros

V/. Trinidad Santa, que eres un solo Dios

R/. Ten misericordia de nosotros

A las invocaciones que vienen a continuación, se contesta: Ten misericordia de nosotros

Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Padre

Corazón de Jesús, formado en el seno de la Virgen Madre por el Espíritu Santo

Corazón de Jesús, al Verbo de Dios substancialmente unido

Corazón de Jesús, de majestad infinita

Corazón de Jesús, templo santo de Dios

Corazón de Jesús, tabernáculo del Altísimo

Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del Cielo

Corazón de Jesús, horno ardiente de caridad

Corazón de Jesús, santuario de justicia y de amor

Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor

Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes

Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza

Corazón de Jesús, rey y centro de todos los corazones

Corazón de Jesús, en el que están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia

Corazón de Jesús, en el que habita toda la plenitud de la divinidad

Corazón de Jesús, en quien el Padre halló sus complacencias

Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido

Corazón de Jesús, deseo de los eternos collados

Corazón de Jesús, paciente y muy misericordioso

Corazón de Jesús, generoso para aquellos que te invocan

Corazón de Jesús, fuente de vida y de santidad

Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados

Corazón de Jesús, saciado de oprobios

Corazón de Jesús, despedazado por nuestros delitos

Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte

Corazón de Jesús, con lanza traspasado

Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo

Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra

Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra

Corazón de Jesús, víctima por nuestros pecados

Corazón de Jesús, salvación de los que en Ti esperan

Corazón de Jesús, esperanza de los que en Ti mueren

Corazón de Jesús, delicias de todos los Santos

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Perdónanos, Señor

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Escúchanos, Señor

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Jesús, manso y humilde de corazón

R/. Haz nuestro corazón conforme al tuyo

Oremos: ¡Oh Dios todopoderoso y eterno! Mira el Corazón de tu amantísimo Hijo y las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te tributa; y concede aplacado el perdón a éstos que piden tu misericordia en nombre de tu mismo hijo Jesucristo. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s