Libro de las letanías (VIII): Afectos de amor a Jesús

Afectos de amor a Jesús

Jesús amadísimo, que por tantos medios habéis procurado ganar el amor de mi pobre corazón; oíd los suspiros de este indigno siervo vuestro, que os pide perdón de todos sus pecados y os dice con toda sinceridad:

A las siguientes invocaciones se contesta: Os amo, dulcísimo Jesús

Con todo mi corazón,

Con toda mi alma,

Con todas mis fuerzas

Sobre todos los bienes de la tierra,

Sobre todos los placeres del mundo,

Sobre todas las dignidades y honores,

Sobre todos los deudos y amigos,

Más que a mí mismo,

Más que a todos los Ángeles y Santos,

Más que cuanto existe fuera de Vos,

Porque sois infinitamente bueno,

Porque sois infinitamente santo,

Porque sois infinitamente hermoso,

Porque sois infinitamente sabio,

Porque sois infinitamente grande,

Porque sois infinitamente misericordioso,

Porque sois infinito en vuestras perfecciones y atributos,

Por el amor con que nos creaste y nos conserváis,

Por el amor con que os hicisteis Niño y nacisteis en un establo,

Por el amor con que os sometisteis a todas las miserias humanas, menos al pecado,

Por el amor con que sufristeis ser azotado, coronado de espinas, escarnecido

y crucificado,

Por el amor con que instituisteis el Santísimo Sacramento del Altar,

Por el amor que os movió a darnos a María por Madre,

Por el amor con que instituisteis la Iglesia con su Jerarquía y sus Sacramentos,

Por los infieles que no os conocen,

Por los herejes y cismáticos que os niegan,

Por los incrédulos e impíos que os blasfeman,

Por los malos cristianos que os ofenden,

Por las almas a Vos consagran que os deshonran,

Por las alma tibias y desamoradas que amargan vuestro corazón,

Por los demonios y condenados al infierno, que nunca tendrán la dicha de amaros,

A las siguientes invocaciones se contesta: Os amaré, dulcísimo Jesús

En la paz y en la tribulación,

En la abundancia y en la pobreza,

En la prosperidad y en la desgracia,

En la honra y en el desprecio,

En la alegría y en la tristeza,

En la vida y en la muerte,

En el tiempo y en la eternidad,

A las siguientes invocaciones se contesta: Os pido, dulcísimo Jesús

Que os ame mucho,

Que os ame siempre,

Que muera en vuestro amor,

Que muera por vuestro amor,

Que ame el padecer por vuestro amor,

Que por amor cumpla vuestros mandamientos y siga vuestros consejos,

Que me concedáis ganaros muchas almas para que todos os amemos,

Que enviéis a vuestra Iglesia grandes Santos, Apóstoles de vuestro amor,

Oración: Oh Dios, que prometisteis a vuestros amadores bienes invisibles; infundid en nuestros corazones el afecto de vuestro amor, para que, amándoos en todas y sobre todas las cosas, consigamos el cumplimiento de vuestras promesas, superiores a todo deseo. Vos que vivís y reináis por todos los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s