Libro de las letanías (XI): Letanía del Espíritu Santo

Letanía del Espíritu Santo

La autora de estas letanías es Francisca Javiera del Valle. Mujer de condición humilde, costurera de Carrión de los Condes (Palencia).

Nació en aquella ciudad palentina el 3 de diciembre de 1856, y en la misma localidad murió el 29 de enero de 1930, a la edad de setenta y tres años, en el convento de las Madres Carmelitas donde trabajaba y residía, sin ser religiosa.

Su vida de oscuro trabajo, y no exenta de humillaciones y sufrimientos, fue enriquecida con los más altos goces y alegrías de subidas experiencias místicas. Por obediencia compuso la mayor parte y la más importante de sus escritos.

Sus dos obras principales son: el Silabario de escuela divina, y el Decenario al Espíritu Santo. En el segundo de estos libros están las letanías del Espíritu Santo.

*****

A las invocaciones que vienen a continuación, se contesta: Tened piedad de nosotros

Señor.

Jesucristo.

Señor.

Dios, Padre Celestial.

Dios, Hijo, Redentor del mundo.

Dios, Espíritu Santo.

Trinidad Santa, que sois un solo Dios.

Divina Esencia, Dios verdadero y único.

Espíritu de verdad y de sabiduría.

Espíritu de santidad y de justicia.

Espíritu de entendimiento y de consejo.

Espíritu de caridad y de gozo.

Espíritu de paz y de paciencia.

Espíritu de longanimidad y de mansedumbre.

Espíritu de benignidad y de bondad.

Amor sustancial del Padre y del Hijo.

Amor y vida de las almas santas.

Fuego siempre ardiendo.

Agua viva que apagáis la sed de los corazones.

A las invocaciones que vienen a continuación, se contesta: Libradnos, Espíritu Santo

De todo mal.

De toda impureza de alma y cuerpo.

De toda gula y sensualidad.

De todo afecto a los bienes terrenos.

De todo afecto a cosas y a criaturas.

De toda hipocresía y fingimiento.

De toda imperfección y faltas deliberadas.

Del amor propio y juicio propio.

De la propia voluntad.

De la doblez a nuestros prójimos

De nuestras pasiones y apetitos desordenados.

De no estar atentos a vuestra inspiración Santa.

Del desprecio a las cosas pequeñas.

De la glotonería y malicia.

De todo regalo y comodidad.

De querer buscar o desear algo que no seáis Vos.

De todo lo que te desagrade.

De todo pecado e imperfección y de todo mal.

Padre amantísimo. Perdónanos

Divino Verbo. Ten misericordia de nosotros.

V/. Santo y Divino Espíritu.

R/. No nos dejes hasta ponernos en la posesión de la Divina Esencia, Cielo de los cielos.

V/. Cordero de Dios, que borráis los pecados del mundo.

R/. Enviadnos al divino Consolador.

V/. Cordero de Dios, que borráis los pecados del mundo.

R/. Llenadnos de los dones de vuestro Espíritu.

V/. Cordero de Dios, que borráis los pecados del mundo.

R/. Haced que crezcan en nosotros los frutos del Espíritu Santo.

V/. Ven, ¡oh Santo Espíritu!, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

R/. Envía tu Espíritu y serán creados y renovarán la faz de la tierra.

Oración

Oh Dios, que habéis instruido los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concedednos, según el mismo Espíritu, conocer las cosas rectas y gozar siempre de sus divinos consuelos. Por Jesucristo, Señor nuestro. Así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s