Libro de las letanías (XVI): Letanía de Nuestra Señora “María, Madre de la Iglesia”

Letanía de Nuestra Señora “María, Madre de la Iglesia”

Esta letanía se inspira en el capítulo VIII de la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, en que se habla de María y la función que tiene la Virgen en la Iglesia.

Señor, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

V/. Dios Padre, creador nuestro.

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Dios Hijo, redentor nuestro.

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Dios Espíritu Santo, santificador.

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Trinidad Santa, único Dios.

R/. Ten piedad de nosotros

A las invocaciones que vienen a continuación, se contesta: Ruega por nosotros

Santa Madre de Dios.

Virgen María de Nazaret.

Hija predilecta del Padre.

Virgen escogida desde siempre.

Madre predestinada.

Hija de Adán.

Criatura nueva.

Elegida entre los humildes.

Elegida entre los pobres.

Humilde esclava del Señor.

Mujer toda santa.

Llena de gracia.

Virgen bienaventurada.

Virgen inmaculada.

Virgen de Pentecostés.

Madre de Dios entre nosotros.

Madre de Jesús.

Madre del Redentor.

Madre de los vivientes.

Madre de los hombres.

Madre de los fieles.

Madre del Pueblo de Dios.

Tú, que diste la Vida al mundo.

Tú, cooperadora del Señor.

Tú, colaboradora en la obra del Señor.

Tú, que sufriste con el Hijo.

Tú, Reina del universo.

Figura y modelo de la Iglesia.

Madre de la Iglesia.

Ejemplo de santidad.

Fuerza de los elegidos.

Madre de los cristianos.

Virgen, abogada nuestra.

Virgen, auxilio nuestro.

Virgen, mediadora de todas las gracias.

María, signo seguro de esperanza.

María, consuelo del Pueblo de Dios en camino.

V/. Ruega por nosotros, modelo de la Iglesia, casa y escuela de comunión.

R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

V/. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

R/. Perdónanos, Señor.

V/. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

R/. Escúchanos, Señor.

V/. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

R/. Ten piedad de nosotros.

V/. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios:

R/. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración

Padre, amigo de los hombres, presencia inefable, guía a tu pueblo en las dificultades de la vida. Te damos gracias porque has bendecido nuestra tierra, escogiendo a la Virgen para ser Madre de tu Hijo y de todos los vivientes. Te rogamos que el mismo Espíritu, implorado por María con los apóstoles, ilumine nuestro caminar, nos infunda su amor y sea para todos el consuelo y la paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s