Libro de las letanías (XVIII): Letanía de San José

Letanía de san José

San José es el Esposo de la Virgen María, e hizo las veces de padre de Jesús. Sobre el Santo Patriarca recayó la misión de custodiar al Hijo de Dios, al Rey del mundo; la misión de custodiar la virginidad, la santidad de María; la misión de cooperar -único llamado a participar del conocimiento del gran misterio escondido a los siglos- en la encarnación divina y en la salvación del género humano (Pío XI, Alocución del 19 de marzo de 1928).

Su santidad es incomparable; la gloria, de que ahora está rodeado, la mayor sin duda entre los bienaventurados después de la de Santa María. Él es el abogado de la vida pura y casta, de la fidelidad conyugal, de la buena muerte.

Maestro de vida interior, trabajador empeñado en su tarea, servidor fiel de Dios en relación con Jesús. Éste es José. Ite ad Ioseph. Con san José, el cristiano aprende lo que es ser de Dios y estar plenamente entre los hombres, santificando el mundo. Tratad a José y encontraréis a Jesús. Tratad a José y encontraréis a María, que llenó siempre de paz el amable taller de Nazaret (San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa, n. 56).

Tres cosas se suelen pedir a san José: 1º Una buena vida, santificando el trabajo y cumpliendo los deberes familiares; 2º La virtud de la santa pureza, de la que él es modelo ejemplar; y, 3º Una muerte santa, como la suya, asistido por Jesús y María.

*****

Señor, ten misericordia de nosotros

Cristo, ten misericordia de nosotros

Señor, ten misericordia de nosotros

Cristo, óyenos

Cristo escúchanos

V/. Dios Padre celestial

R/. Ten misericordia de nosotros

V/. Dios Hijo, Redentor del mundo

R/. Ten misericordia de nosotros

V/. Dios Espíritu Santo

R/. Ten misericordia de nosotros

V/. Santísima Trinidad, un solo Dios

R/. Ten misericordia de nosotros

A las invocaciones que vienen a continuación, se contesta: ruega por nosotros

Santa María

San José

Ilustre descendiente de David

Luz de los Patriarcas

Esposo de la Madre de Dios

Casto guardián de la Virgen

Padre nutricio del Hijo de Dios

Protector diligente de Cristo

Jefe de la Sagrada Familia

José justísimo

José castísimo

José prudentísimo

José valientísimo

José obedientísimo

José fidelísimo

Espejo de paciencia

Amante de la pobreza

Modelo de trabajadores

Gloria de la vida doméstica

Custodio de vírgenes

Sostén de las familias

Consuelo de los desgraciados

Esperanza de los enfermos

Patrono de los moribundos

Terror de los demonios

Protector de la Santa Iglesia

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Perdónanos, Señor

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Escúchanos, Señor

V/. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

R/. Ten piedad de nosotros

V/. Lo constituyó señor de su casa

R/. Y jefe de toda su hacienda

Oración

Oh Dios, que con inefable providencia te has dignado escoger al bienaventurado José por esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle como intercesor en los cielos. Tú que vives y reinad por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s