Libro de las letanías (XXIII): Letanía al Ángel Custodio

Letanía al Ángel custodio

V/. Señor, ten misericordia de nosotros
R/. Señor, ten misericordia de nosotros

V/. Cristo, ten misericordia de nosotros
R/. Cristo, ten misericordia de nosotros
V/. Señor, ten misericordia de nosotros
R/. Señor, ten misericordia de nosotros
V/. Cristo, óyenos
R/. Cristo, óyenos
V/. Cristo, escúchanos
R/. Cristo, escúchanos

A las siguientes invocaciones se responde: ten misericordia de nosotros

Dios Padre celestial.
Dios Hijo, Redentor del mundo
Dios Espíritu Santo
Trinidad Santa un solo Dios

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

Santa María, Reina de los Ángeles.

Santo Ángel, a quien venero como a mi rey.

Santo Ángel, que me hablas con tanta caridad.

Santo Ángel, que me das prudentes consejos.

Santo Ángel, celoso protector mío.

Santo Ángel, que me socorres en mis necesidades.

Santo Ángel, que me amas tiernamente.

Santo Ángel, mi consolador.

Santo Ángel, que me enseñas mis deberes.

Santo Ángel, mi buen pastor.

Santo Ángel, testigo de todas mis acciones.

Santo Ángel, que me defiendes en todo combate.

Santo Ángel, que atiendes continuamente a mi custodia.

Santo Ángel, que me ayudas en todas mis empresas.

Santo Ángel, que intercedes por mí.

Santo Ángel, que llevas en tus manos.

Santo Ángel, que me diriges en todos mis caminos.

Santo Ángel, que presides todas mis acciones.

Santo Ángel, mi caritativo defensor.

Santo Ángel, que me guías con sabiduría.

Santo Ángel, que me defiendes de los peligros.

Santo Ángel, que me enseñas las verdades de la salvación.

V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
R/. Perdónanos, Señor.
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
R/. Escúchanos, Señor.
V/. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
R/. Ten misericordia de nosotros.

Rueguen por nosotros, Santos Ángeles Custodios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración: Oh Dios todopoderoso y eterno! , que por un efecto de tu inefable bondad nos has dado a todos un Ángel Custodio, haz que yo sienta hacia aquél que Tú me has dado en tu gran misericordia tanto respeto y amor que, ayudado por los dones de tu gracia y por su auxilio, merezca ir a la patria celestial para contemplarte, juntamente a él, en los resplandores de tu gloria. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s