Llibro de las letanías (XXIV): Letanía a San Miguel Arcángel

Letanía de san Miguel Arcángel

V/. Cristo, óyenos

R/. Cristo, óyenos

V/. Cristo, escúchanos

R/. Cristo, escúchanos

V/. Señor, ten piedad de nosotros

R/. Señor, ten piedad de nosotros

V/. Cristo, ten piedad de nosotros

R/. Cristo, ten piedad de nosotros

V/. Señor, ten piedad de nosotros

R/. Señor, ten piedad de nosotros

A las siguientes invocaciones se responde: ruega por nosotros

San Miguel

Tú, cuyo nombre es un relámpago

Tú, cuyo nombre es un himno a Dios

Serafín del incensario de oro

Elevada llamadle amor divino

Perfecto adorador de Dios

Modelo de sumisión amorosa

Modelo de pronta obediencia

Leal servidor de Dios

Primer heraldo de la verdad

Primer defensor de la fe

Primer testigo de Dios

Instigador de la lucha contra Satanás

Ángel apóstol de los ángeles

Celador del Reino de Dios

Primer defensor de la justicia

Primer vengador del buen derecho

Abogado nuestro

Portador de las llaves del abismo

Tú que encadenas a Satanás

Justiciero de Dios

Portaestandarte de la Trinidad

Guerrero de armas de luz

Espada de Dios

Terror de los traidores y de los perjuros

Terror de los orgullosos demonios

Centella de Dios

Tú que llevas las siete estrellas

Vencedor de la primera guerra

Virrey de los ejércitos de Dios

Inspirador de valentía

Tú que guerreas por el mundo

Defensor de los hijos de Dios

Ángel que vale por mil ejércitos

Esperanza de los combatientes

Intrépido soldado de Dios

Refuerzo dado a las justas causas

Liberador de los oprimidos

Caballero de Dios

Ángel de los pastores de Navidad

Ángel de Cristo en agonía

Ángel de la aurora pascual

Consejero de Constantino

Guerrero del castillo del Sant Ángel

Protector de la unidad católica de España y de las Naciones Hispanoamericanas

Cantor de los gozos marianos

Espejo del Altísimo

Ángel vicario del Verbo

Protector de la Iglesia militante

Consolador de la Iglesia purgante

Honor de la Iglesia triunfante

Tú, que recibes la confesión de nuestros pecados

Tú, a quien la Iglesia implora en nuestra última hora

Tú, cuya potente voz despertará a los muertos

Introductor de las almas al cielo

Asistente de Cristo en el Gran Día

Heraldo de las sentencias eternas

Precantor de las alabanzas divinas

El más elevado de los serafines

Príncipe de los nueve coros de Ángeles

Oremos. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s