La Iglesia perseguida


No digáis que la Iglesia fue siempre aliada de los poderosos y, por tanto, cómplice de la esclavitud de los pueblos. El Cristianismo nació como una promesa de liberación, y por eso fue combatido ferozmente por los príncipes de las naciones. Repasad la historia de la Iglesia y veréis que todos, desde los emperadores de los primeros siglos hasta los gobiernos de nuestra época, se han opuesto a los cristianos y los han diezmado.

(Papini, Carta de Celestino VI a los hombres)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s