Pensamientos…


Una vida sin Dios es un buque sin timón; una vida fuera de Dios es una vida mísera y vana.

Una vida en Dios es una vida rica y sublime.

Si la tentación de la rutina te acosa, fortalece tu voluntad con la virtud.

El paraíso que formaste en tu imaginación, no lo busques… Sólo existe en tu imaginación.

Si tu mirada se pierde en la lejanía, no te fijes en el horizonte, que no es ni cielo ni tierra.

Si frente a ti ves una figura doliente, no desvíes tu mirada: es la imagen de un hombre, siempre hermano.

Si una mano extendida te suplica, no empequeñezcas la grandeza del corazón humano.

Si hay palabras, mas no obras, huye… sólo hay hipocresía.

A nadie se le puede hacer bien si antes no se le quiere bien.

Si asumes el compromiso de tu vida, no pienses en la caducidad de lo terreno, sino en la dimensión de eternidad con que fuiste creado.

En el rompeolas de tu vida, esa espuma que blanquea ilusoriamente la arena, no la recojas. Es el pasado que quedó atrás cuando empezaste a sentir la alegría en tu alma.

No te preocupes de la oscuridad que sientas en la noche de la prueba siempre que tengas la esperanza de un amanecer claro.

No pierdas energías en lamentarte por ese pasado tuyo que Dios ya ha olvidado y perdonado cuando aún te queda vida para hacer penitencia.

No mires hacia atrás porque tropezarás en el camino que te queda por recorrer.

No digas nunca: ¡basta!, en tu esfuerzo por una siembra de bien, porque la cizaña continúa siendo abundante.

No hables de imposibilidades en el apostolado cuando Dios está de nuestra parte y su poder no se ha empequeñecido.

No cierres tus oídos al oír gritos angustiados porque son manos que buscan en ti ayuda.

No reces sólo para ti cuando en la tierra que pisamos millones de hombres arrastran consigo el dolor.

No andes por esas sendas torcidas de la iniquidad sino por el camino de los mandatos del Señor.

No dejes en tu caminar más huella que aquella que pueda seguir otro hombre en su encuentro con Dios.

No busques tranquilidad y sosiego cuando aún se oye estrépito de guerra, porque se te pide que combatas en primera línea de fuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s