Compendio de Historia de la Iglesia. Curso 2017-18. Clases de Religión. Lección 1ª (Ruina del pueblo judío)


Ruina del pueblo judío

¿Se cumplió la profecía de Jesucristo sobre la destrucción del Templo y la ruina de Jerusalén? Sí, El evangelista san Mateo recoge esta profecía: Salió Jesús del Templo y, cuando se alejaba, sus discípulos se le acercaron para que se fijara en las construcciones del Templo. Pero él les dijo: “¿Veis todo esto? En verdad os digo que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derruida” (Mt 24, 1-2). La profecía del Señor se cumplió en el año 70, cuando las legiones romanas de Tito arrasaron Jerusalén.

¿Cómo ocurrió? Unos años después de la muerte de Cristo se produjo una rebelión de los judíos contra los romanos. Era el año 66 de la era cristiana. Entonces Roma envió contra los judíos al general Vespasiano. Éste invadió la Judea y se apoderó de todas las plazas fuertes. Cuando más tarde Vespasiano fue proclamado emperador de Roma, le reemplazó en el mando del ejército romano su hijo Tito, que terminó derrotando a los sublevados. Titó rodeó de trincheras la ciudad de Jerusalén, y asestó el último golpe conquistándola.

El asedio a la Ciudad Santa tuvo lugar en tiempo de la Pascua judía, de modo que gran número de peregrinos quedaron encerrados entre las murallas de Jerusalén, lo que contribuyó que muy pronto empezaron a escasear los alimentos. El hambre y la peste vinieron después a unirse a los estragos de la guerra y al furor de los beligerantes.

En cuatro meses ganó Tito, uno tras otro, todos los reductos de la ciudad, pudiendo así atacar el Templo, donde se parapetaron los últimos defensores de Jerusalén. Para obligarles a rendirse Tito ordenó pegar fuego a las puertas, recomendando, sin embargo, que se respetase el edificio; pero según el historiador judío Flavio Josefo un soldado romano, impelido por inspiración divina, tomó un leño ardiendo, y encaramándose sobre algunos compañeros, lo echó por una ventana contigua al Templo. Corrióse el fuego y consumió rápidamente el edificio, a pesar de los esfuerzos que se hicieron para cortar el fuego.

Una vez conquistada la ciudad, los soldados romanos se entregaron al saqueo y lo llevaron todo a sangre y fuego. En el desastroso sitio de Jerusalén y su posterior conquista murieron un millón de judíos, y más de otros cien mil fueron vendidos como esclavos, que se dispersaron por todas las provincias del imperio romano. Flavio Josefo, testigo ocular de la ruina de su patria, escribió: No ha habido desde el principio del mundo pueblo alguno que haya presenciado tantos crímenes, ni ciudad que haya pasado por sufrimiento semejante.

¿Se salvaron los cristianos de Jerusalén de aquella barbarie? Los cristianos de Jerusalén, conocedores de las predicciones que había hecho el Señor sobre la destrucción de la Ciudad Santa, se libraron de aquel desastre retirándose oportunamente, con su obispo san Simeón, a un pueblo llamado Pella, situado en la montaña, al este del Jordán.

¿Cómo se produjo la dispersión definitiva de los judíos? A pesar de las calamidades sufridas, el pueblo judío seguía esperando la venida del Mesías como su libertador. Muchos judíos creyeron haberle recibido en la persona de un impostor llamado Barcoquebas (hijo de la estrella) y se sublevaron contra Roma durante el reinado del emperador Adriano. Roma castigó esta nueva rebelión con una matanza espantosa y una devastación tan grande, que el país quedó convertido prácticamente en un desierto, siendo vendido como esclavos los supervivientes.

¿Quiénes ocuparon Palestina después de la dispersión de los judíos? Palestina quedó bajo la dominación romana hasta principios del siglo VII. Conquistada el año 636 por los árabes seguidores de Mahoma, tuvo que soportar durante 400 años una dominación más o menos dura, según el carácter de los califas, que desde Damasco, Bagdad o El Cairo, regían sus destinos.

En el siglo XI, los turcos, que vinieron del Asia central, se apoderaron de Jerusalén, profanaron los santos lugares y cubrieron la ciudad de cadáveres. Era el año 1076. Bajo la feroz dominación turca se aumentaron los padecimientos de los cristianos de Oriente, y sólo con muchos riesgos y peligros se podía peregrinar a Tierra santa. Estas dificultades para los peregrinos cristianos dieron origen a las Cruzadas. En la primera cruzada se conquistó Jerusalén (año 1099) y se estableció un reino cristiano en Palestina. Esta conquista fue pasajera, porque el nuevo reino fue conquistado y destruido en el año 1187 por el sultán de Egipto, Saladino. Como consecuencia, Jerusalén pasó a poder de los infieles, entendiéndose en este caso por infiel al que no cree en Jesucristo. Y la conservaron hasta la Primera Guerra Mundial, durante la cual fue conquistada por los ingleses en el año 1917. Después de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1948, los judíos reconstituyeron en Palestina el Estado de Israel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s