Compendio de Historia de la Iglesia. Curso 2017-18. Clases de Religión. Lección 14ª ((La Iglesia al comienzo de la Edad Contemporánea)


La Iglesia al comienzo de la Edad Contemporánea

¿Qué pasó al inicio del siglo XIX? En Francia, la Revolución fue encauzada por Napoleón, y en 1801 se reanudaron las relaciones oficiales del Estado con la Iglesia con la firma de un concordato. Como resultado de este concordato, se restableció el culto católico en todas las iglesias de Francia; los sacerdotes “no juramentados” que sobrevivieron a la persecución volvieron a sus parroquias para atender espiritualmente de nuevo a los fieles; se abrieron en todas las diócesis seminarios para la formación de los futuros sacerdotes; y los obispos, con celo apostólico, se dedicaron a reparar los daños causados durante diez años por la Revolución.

¿Fue entonces cuando tuvo lugar la última coronación imperial hecha por un papa? No, pues Napoleón se autocoronó. Pío VII acudió a París -¡qué remedio!- en aras del Concordato, para la coronación de Napoleón. Sólo Dios supo el sufrimiento del Pontífice, y aun más cuando, a última hora, se enteró de que la imperial pareja (Napoleón y Josefina) no se hallaba legítimamente desposada. Por ahí no pasa el Papa. Exige la unión. Y ésta, secretamente, se realizó a toda prisa.

Una nueva humillación sufrió el Papa, pues el Emperador, lejos de arrodillarse conforme era obligado cuando en el rito de coronación de los emperadores el Papa pronuncia las palabras rituales: vivat imperator in aeternum, se puso de pie, y adelantándose a la acción del Vicario de Cristo, tomó la corona y se la ciñó por sí mismo. La concurrencia, atónita, apenas si acertó a disimular su estupor. Pero nadie rechistó. Sólo después cuando la ceremonia concluyó, el obispo de Malinas se atrevió a decirle cara a cara al soberbio Emperador: Majestad, al ver la ceremonia de vuestra autocoronación me ha parecido que habéis sido coronado más que por vuestra espada. Napoleón guardó silencio. Tampoco dijo nada al enterarse de que su ferviente admirador, el gran compositor Beethoven, escandalizado por tamaño rasgo de soberbia, borró airadamente su dedicatoria de la Tercera Sinfonía, exclamando con desdén: ¡Bah! No es más que un hombre como otro cualquiera.

¿Quiénes contribuyeron para la restauración religiosa? Devuelta en Francia la paz a la Iglesia, volvió ésta a ocupar su lugar en la sociedad, no solamente en Francia, sino también en otros países europeos, que también habían sufrido las consecuencias de la Revolución. Sin embargo, continuó la Iglesia siendo combatida en todas partes de un modo maquiavélico por sus irreconciliables enemigos. En defensa de la Religión Católica surgieron elocuentes y enérgicos apologistas, que en la prensa, en la tribuna, en la cátedra, dejaron oír su voz y prepararon la restauración religiosa que empezó a realizarse en la primera mitad del siglo XIX. Entre otros hay que destacar al dominico francés Henri Lacordaire; al filósofo Joseph Marie de Maistre, conde de Maistre; al médico y escritor Auguste Nicolas Jules Bégin; al teólogo Jaime Balmes; al político y diplomático español Juan Donoso Cortés; al sacerdote inglés, Frederick Guillermo Fáber, converso del anglicanismo; a los cardenales ingleses Nicholas Patrick Wiseman y Henry Edward Manning; y al poeta alemán converso Friedrich Leopold Stolberg.

¿Cuáles fueron las realidades más sobresalientes de la Iglesia en el siglo XIX? Al descreimiento y a la apostasía casi generalizada del Siglo de las Luces, siguió una regeneradora reacción en la Iglesia, con hechos importantes del catolicismo acaecidos en Inglaterra, Alemania y Estados Unidos. La Compañía de Jesús fue restablecida por Pío VII, mediante la bula Sollicitudo omnium ecclesiarum del 13 de julio de 1814. La jerárquica católica también fue restablecida en varios países, los obispados se multiplicaron en América del Norte de uno modo sorprendente; abundantes frutos apostólicos obtenidos por la obra de la Propagación de la Fe, fundada en Lyon en 1822, y las demás Obras Misionales.

La fecundidad inagotable de la Iglesia Católica dio a luz en el siglo XIX a numerosas Congregaciones religiosas de uno y otro sexo que, con abnegación y celo, procuraron ahogar el mal con la abundancia del bien. Unas para dedicarse a la enseñanza de los niños y jóvenes, sembrando en ellos la semilla de la doctrina cristiana; otras, a la predicación y a las misiones; y otras, a obras de caridad y de beneficencia, aliviando y confortando a los enfermos y necesitados.

¿Podría citarse algunas de estas nuevas Congregaciones? Por orden cronológico se citan el nombre de algunas de las numerosas familias religiosas que aparecieron en el siglo XIX.

Congregaciones dedicadas especialmente a la predicación y a las misiones: a) de hombres: Padres Maristas, Religiosos de los Sagrados Corazones, Misioneros Oblatos de María Inmaculada, Padres Asuncionistas, Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos). b) de mujeres: Franciscanas Misioneras de María.

Congregaciones que se dedican especialmente a la enseñanza y algunas también a las misiones: a) de hombres: Hermanos Maristas; Compañía de María (Marianistas); Hermanos de la Instrucción Católica de Ploermel; Religiosos del Sagrado Corazón; Padre Salesianos. b) de mujeres: Hermanas de la Caridad de Santa Ana, Hermanas de San José de Cluny; Religiosas de Jesús María; Hermanas del Santo Ángel de la Guarda; Siervas de María de Anglet; Madres Escolapias; Capuchinas de la Divina Pastora; Franciscanas Terciarias de la Divina Pastora; Hermanas de la Enseñanza; Dominicas Terciarias de la Anunciata; Congregación de la Inmaculada Concepción de Loreto, Religiosas de Nuestra Señora de la Consolación; Hermanas de María Auxiliadora; Congregación de la Sagrada Familia; Compañía de Santa Teresa de Jesús; Mercedarias de la Caridad; Hermanas de la Doctrina Cristiana; Congregación de las Esclavas Concepcionistas del Divino Corazón de Jesús.

Congregaciones de religiosas dedicadas especialmente a obras de caridad y beneficencia: Hermanitas de los Ancianos Desamparados; Siervas de María; Siervas de Jesús de la Caridad; Adoratrices; Hijas de María Inmaculada; Siervas de San José; Hospitalarias del Sagrado Corazón.

¿Y qué otras instituciones están dedicadas al apostolado de la caridad? Entre todas las Congregaciones dedicadas a la caridad está la familia religiosa de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Estas religiosas ejercen su celo y caridad en millares de establecimientos, ya recogiendo a huérfanos, ya cuidando enfermos en hospitales, ya en el lecho del dolor asistiendo a los agonizantes.

También hay que destacar la Asociación de las Conferencias de San Vicente de Paúl, que comprende Conferencias de Señoras, cuyo origen se remonta hasta san Vicente de Paúl, y Conferencias de Caballeros, instituidas en 1833 por algunos estudiantes católicos de París, guiados por el beato Federico Ozanam. Estas Conferencias, extendidas por todo el mundo ayudan a una infinidad de indigentes, que son visitados y socorridos por los socios.

Merecen también mención especial las religiosas conocidas como Hermanitas de los Pobres, que es una institución fundada en Francia en el año 1840 para cuidar ancianos pobres y desvalidos.

¿Qué Obras misionales surgieron en el siglo XIX? Tres son las Obras misionales pontificias: la ya citada obra de la Propagación de la Fe, fundada en 1822; la de la Santa Infancia, fundada en 1843; y la de San Pedro Apóstol, fundada en 1889 para el fomento del clero indígena. Con ellas y el impulso dado por los papas se va avivando el espíritu misionero entre los católicos.

Con el fin de llevar el Evangelio de Cristo a tierras de misión se fundó en Argel, en el año 1868, los Misioneros de África, que son conocidos como los Padres Blancos. En 1867, san Daniel Comboni fundó en Verona el Instituto para las Misiones de África, cuyos miembros son conocidos como Misioneros Combonianos. También en el siglo XIX se fundó la Congregación de los Misioneros del Verbo Divino, y otros institutos de mujeres para trabajar con espíritu misional entre los infieles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s