Compendio de Historia de la Iglesia. Curso 2017-18. clases de Religión. Lección 18ª (Segunda evangelización del Continente negro)


Segunda evangelización del Continente negro

¿Cuándo comenzó la segunda fase de la evangelización? En el siglo XV. En las islas Canarias, colonizadas en el año1402, comenzaron a trabajar misioneros franciscanos protegiendo los derechos de los guanches. Los resultados no se hicieron esperar. En 1476 las poblaciones de las cuatro islas mayores se habían convertido al catolicismo.

En los siglos XV y XVI, la exploración de la costa africana por parte de los portugueses fue acompañada pronto por la evangelización de las regiones de África situadas al sur del Sahara. Este esfuerzo afectaba, entre otras zonas, a las regiones del actual Benín, Santo Tomé, Angola, Mozambique y Madagascar.

Los sistemáticos descubrimientos del príncipe portugués Enrique el Navagante llevan en sus naves misioneros, como los franciscanos que llegaron con Diego Cao al Congo en el año 1484 donde empezó una rápida y espectacular conversión a la fe católica. A la acción evangelizadora del Congo siguió una evangelización, también rápida pero superficial, de las regiones de la costa oriental (sobre todo de Mozambique) y de Madagascar. En el año 1493, el papa Alejandro VI confirió a los reyes de España y Portugal un derecho de “patronato” sobre las misiones en zonas de influencia de cada uno de los dos países.

También hubo varias tentativas de misión en las costas de África occidental, pero fracasaron, sobre todo por las continuas muertes de los misioneros. Capuchinos y jesuitas trataron de dar nueva vida a la misión del Congo, pero sin resultados suficientes y duraderos. Mozambique progresó temporalmente, siendo erigido en vicariato apostólico, dependiente de Goa, en 1612.

¿En qué año llegaron los misioneros a Angola? En el 1491. Quinientos años después san Juan Pablo II, en viaje apostólico a Angola para conmemorar el V centenario de la evangelización del país, dijo en Luanda en la homilía que pronunció el domingo de Pentecostés de 1992: Los Hechos de los Apóstoles describen por su nombre a los habitantes de los sitios que tomaron parte directamente en el nacimiento de la Iglesia por el soplo del Espíritu Santo: “todos los oímos hablar en nuestra lengua las maravillas de Dios” (Hch 2, 11). Hace quinientos años a ese coro de lenguas se añadieron los pueblos de Angola. En aquel momento, en vuestra patria africana, se renovó el Pentecostés de Jerusalén. Vuestros antepasados oyeron el mensaje de la Buena Nueva, que es la lengua del Espíritu. Sus corazones acogieron por primera vez esta palabra e inclinaron su cabeza en la fuente del agua bautismal, en la que el hombre, por obra del Espíritu Santo, muere con Cristo crucificado y renace a una vida nueva en su resurrección (…). Ese mismo Espíritu fue el que impulsó a aquellos hombres de fe, los primeros misioneros, que en 1491, llegaron hasta la desembocadura del río Zaire, en Pinda, iniciando una auténtica epopeya misionera. Fue el Espíritu Santo, que obra a su modo en el corazón de los hombres, quien movió al gran rey del Congo Nzinga-a-Nkuwu a pedir misioneros para anunciar el Evangelio. Fue el Espíritu Santo quien animó la vida de aquellos primeros cuatro cristianos angoleños que, al regresar de Europa, dieron testimonio del valor de la fe cristiana. Después de los primeros misioneros, vinieron muchos más de Portugal y de otros países de Europa, para continuar, ampliar y consolidar la obra comenzada.

¿Qué hechos son reseñables de esta segunda fase? Durante este período se erigieron un cierto número de sedes episcopales y una de las primicias de esta acción misionera fue la consagración en Roma, en 1518, por parte de León X, de don Enrique, hijo de don Alfonso I, rey del Congo, como obispo titular de Útica. Don Enrique llegó a ser así el primer obispo autóctono del África negra. En aquella época, exactamente en el año 1622, el papa Gregorio XV erigió con carácter estable la Congregación De Propaganda Fide con el fin de organizar y desarrollar mejor las misiones.

Por diversas dificultades, la segunda fase de la evangelización de África se concluyó en el siglo XVIII con la extinción de casi todas las misiones en las regiones al sur del Sahara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s