Poesía de Bartolomé Llorens


¡Qué inmensa negra noche desolada,

sus tinieblas de espanto y de amargura,

su frío desamor, su sombra impura,

descendió sobre mi alma abandonada!

¡Qué triste corazón sin tu mirada,

sin tu luz, mi Señor, sin tu ventura!

¡Qué muerte sin tu amor! ¡Qué desventura

sentir mi sequedad, mi amarga nada!

Es la Noche, es la Sombra, es el no verte,

Señor, en la ceguera del pecado

la más amarga, cruel, trágica muerte…

Te tuve en mis entrañas sepultado

tanto tiempo, Señor, sin conocerte…

¡Mas nuevamente en mí has resucitado! Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s