El final de los tiempos


Jesús, hablando del último día, precisamente del ocaso, dice: Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre: comían, bebía, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca. Todo son hábitos, la vida es así: vivimos así, sin pensar en el ocaso de este modo de vivir. La Iglesia nos prepara, durante esta semana, al final del año litúrgico, y nos hace pensar precisamente en el final de las cosas creadas. Serán transformadas, pero hay un consejo que Jesús nos da en el Evangelio: “No retroceder, no mirar hacia atrás”. Seguir siempre adelante por este camino, contemplando las bellezas, y con los hábitos que todos tenemos, pero sin divinizarlos: que sean estas pequeñas bellezas, que reflejan la gran belleza, nuestros hábitos para sobrevivir en el canto eterno, en la contemplación de la gloria de Dios (Papa Francisco).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s