¿Qué es el pecado? ¿Clases de pecados?


Pecado. Es un hecho, dicho o deseo contrario a la ley divina. El pecado es siempre algo personal y esencialmente es aversión a Dios y conversión a las criaturas. En el pecado se manifiesta el amor indebido a nosotros mismos. El pecado es el mal moral, ya que consiste en desobedecer, rebelarse, romper el trato y la amistad con Dios, por decisión libre del hombre. Por tanto, es ofensa a Dios.

Pecado actual. Es el acto mismo pecaminoso cometido.

Pecado de omisión. Es el incumplimiento de lo que están obligados a hacer el hombre y la mujer, por ejemplo, el descuido de sus deberes familiares y religiosos, el poco rendimiento en el ejercicio del trabajo profesional o la falta de atención a las necesidades de los demás hombres.

Pecado formal. Es un acto contra Dios consciente y voluntario.

Pecado habitual. Es el estado permanente de culpabilidad, originado por repetición de los pecados actuales.

Pecado material. Es un acto contra Dios, pero sin conocimiento por parte del que lo hace.

Pecado mortal. Es una desobediencia voluntaria a la ley de Dios en materia grave, con pena advertencia y perfecto consentimiento. Se llama mortal porque causa la muerte del alma, y si se muere con él, el alma va al Infierno, que es la muerte eterna.

Pecado original. Es aquel pecado con el que nacen todos los hombres y mujeres -con excepción de la Virgen María-, pues Adán y Eva transmitieron a su descendencia la naturaleza humana herida por su primer pecado, privada por tanto de la santidad y justicia originales. El pecado original se quita con el Bautismo.

Pecado social. Son aquellas situaciones sociales injustas, contrarias al querer de Dios, originadas por los frecuentes pecados personales de los hombres.

Pecados sociales que claman al cielo

A la luz de la Doctrina Social de la Iglesia se aprecia también, más claramente, la gravedad de los pecados sociales que claman al cielo. Entre estos pecados se deben recordar: el comercio de drogas, el lavado de las ganancias ilícitas, la corrupción en cualquier ambiente, el terror de la violencia, el armamentismo, la discriminación racial, las desigualdades entre los grupos sociales, la irrazonable destrucción de la naturaleza. Estos pecados manifiestan una profunda crisis debido a la pérdida del sentido de Dios y a la ausencia de los principios morales que deben regir la vida de todo hombre. Sin una referencia moral se cae en un afán ilimitado de riqueza y de poder, que ofusca toda visión evangélica de la realidad social (Juan Pablo II, Exhortación apostólica Ecclesia in America).

Pecado venial. Es una desobediencia voluntaria a la ley de Dios en materia leve, o también en materia grave, si no hay plena advertencia o perfecto consentimiento.

Pecados capitales. Se designa con el nombre de vicios o pecados capitales aquellos afectos desordenados que son como las fuentes de donde dimanan todos los demás.

Pecados capitales

El primero, soberbia

El segundo, avaricia

El tercero, lujuria

El cuarto, ira

El quinto, gula

El sexto, envidia

El séptimo, pereza

Contra estos siete vicios hay siete virtudes

Contra soberbia, humildad

Contra avaricia, largueza

Contra lujuria, castidad

Contra ira, paciencia

Contra gula, templanza

Contra envidia, caridad

Contra pereza, diligencia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s