Momentos difíciles para la Iglesia y la Religión Católica en España


Momentos difíciles para la Iglesia en España

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, es decir, PSOE y Unidas Podemos, han llegado a un acuerdo programático y han anunciado las medidas conjuntas del futuro gobierno de España. En sus 50 páginas ambas formaciones anuncian las medidas que llevarán a cabo en coalición y que previsiblemente recibirán el apoyo puntual y el sostén de otras formaciones de extrema izquierda y nacionalistas.

El acuerdo programático es marcadamente ideológico y en él se establece un blindaje aún mayor del aborto, de la ideología de género, la legalización de la eutanasia, así como el ataque contra los católicos en distintos ámbitos anunciando incluso expropiaciones de bienes eclesiásticos.

Expropiación de los bienes de la Iglesia

Los socialistas y los populistas de Podemos anuncian, por ejemplo, en uno de los puntos de su programa conjunto de Gobierno que realizarán “las modificaciones legislativas oportunas para facilitar la recuperación de los bienes inmatriculados por la Iglesia basadas en el privilegio de inscribir en el Registro de la Propiedad bienes a partir de simples declaraciones de sus propios miembros”.

Además, obviando la Constitución española así como el hecho de que un 70% de la población se declare católica y un 20% de los españoles adultos vaya a misa todos los domingos o varias veces al mes, el nuevo Gobierno asegura que aprobará “una Ley sobre Libertad de Conciencia que garantice la laicidad del Estado y su neutralidad frente a todas las confesiones religiosas”.

Ataque a la Religión en la escuela y a la educación diferenciada

En el ámbito educativo, el acuerdo entre PSOE y Podemos prevé un nuevo ataque a la asignatura de Religión afirmando que “será de carácter voluntario para los estudiantes, sin que haya una asignatura alternativa ni la nota sea computable a efectos académicos”.

Por otro lado, anuncia la retirada del concierto a los colegios que tengan educación diferenciada. En este acuerdo programático afirman que “promoveremos la coeducación en todo el sistema educativo, impidiendo la segregación educativa por razón de sexo en los centros sostenidos con fondos públicos”.

Y además ambos partidos han llegado a un acuerdo para “potenciar la educación afectivo-sexual dentro del sistema educativo, conforme a un enfoque de derechos, de igualdad y libertad”.

Eutanasia, “nuevo derecho”

Con este nuevo gobierno la eutanasia tendrá vía libre. Entre los considerados “nuevos derechos”, socialistas y comunistas hablan del “derecho a la muerte digna y regulación de la eutanasia”.

De este modo, en el acuerdo avanzan que “daremos una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista a las demandas sostenidas de la sociedad actual en relación con el final de la vida. Para ello, impulsaremos una Ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida, así como la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, y su inclusión en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud”.

El aborto se blindará aún más con este gobierno, pues se afirma que el nuevo gobierno “favorecerá el acceso, a los últimos métodos anticonceptivos, a la anticoncepción de urgencia y a la interrupción voluntaria del embarazo de todas las mujeres, en el Sistema Nacional de Salud” volviendo a la Ley Aído de 2010.

Acabar con los rescatadores y con la ayuda a personas homosexuales

También se perseguirá a los grupos provida que rezan o informan a las mujeres que van a abortar al afirmar que “garantizaremos la intimidad de las mujeres que acuden a las clínicas IVE (interrupción voluntaria del embarazo, nda), su integridad física y moral, así como su derecho a la libre circulación”.

La ideología de género también tendrá un nuevo espaldarazo con el nuevo Gobierno. De este modo, anuncian leyes nacionales en las que se incluye “la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión”. Igualmente, se realizará “una ley trans que trabaje de forma efectiva para erradicar todas las formas de discriminación hacia las personas trans en todos los ámbitos”.

*****

En 1974 Portugal pasó un momento muy difícil con la llegada de los comunistas al poder. Pero los católicos portugueses reaccionaron acudiendo a la Virgen de Fátima rezando millares de rosario, y el peligro pasó.

Este ejemplo de los portugueses debemos seguir los católicos españoles. La oración tiene mucha fuerza, y España que es tierra de María Santísima no será dejada de las maternales manos de la Virgen.

*****

No es nada nuevo querer destruir la religión católica. He aquí unos hechos históricos del fracaso de los que quisieron eliminar la religión católica.

La religión fundada por el misterio de la Cruz de Cristo no puede ser destruida por ningún género de crueldad. No se disminuye la Iglesia por las persecuciones, antes al contrario, se aumenta. El campo del Señor se viste entonces con una cosecha más rica. Cuando los granos que caen mueren, nacen multiplicados (San León Magno, In natali Apostolorum Petri et Pauli 6).

*****

Mons. Johann Neuhäusler, estuvo preso cuatro años recluido en el campo de concentración de Sachenhausen-Oramenburg. En sus recuerdos afirma: El 26 de mayo de 1941, cuando llegué al campo, una persona del departamento político me dijo: “Vamos a destruir la Iglesia Católica y el cristianismo por completo en Alemania”. Cuando le repuse, con toda tranquilidad: “Esto se ha anunciado e intentado muchas veces desde hace 1900 años, pero nunca se ha conseguido”. El funcionario de las SS declaró con decisión: “Sí, pero nosotros lo vamos a conseguir. Tenemos un plan, un plan perfectamente meditado y elaborado en todos sus detalles. Destruiremos la Iglesia”.

*****

El día 15 de febrero de 1798 las tropas napoleónicas, atropellando los derechos del Romano Pontífice, proclamaron la República Romana, de marcado carácter antirreligioso. A Pío VI, anciano de ochenta años, se le dio el título de ciudadano francés. Cuando el general Carvoni -al notificar oficialmente al Papa que quedaba despojado del poder temporal- ofreció a Pío VI la escarapela tricolor haciéndole ver que ya era un ciudadano más de la República Francesa, el Sumo Pontífice contestó con gran dignidad: No conozco ni admito ningún otro uniforme sino aquél con que la Iglesia me ha honrado. Y rogó: Pido con instancia que la religión católica sea respetada, y que no se derrame la sangre de los que me han servido fielmente.

El Papa se mantuvo firme en que no podía renunciar a los derechos de la Santa Sede.

El 20 de febrero se obligó al Pontífice a salir de Roma, aunque el anciano había suplicado se le dejase morir en la Ciudad Eterna. La respuesta a su súplica fue que en cualquier lugar se podía morir.

Antes de salir de Roma, camino de su cautiverio, Pío VI escribió a los obispos: Dios ha querido, vosotros lo sabéis, que la Iglesia debiera su nacimiento a la Cruz y al sufrimiento, su gloria a la ignominia, sus luces a las tinieblas del error, sus progresos a los ataques de sus enemigos, sus fuerzas a las privaciones y a la adversidad. Por eso su esplendor no ha sido nunca tan puro como cuando los hombres hicieron esfuerzo para ensombrecerlo; pues, “como el oro es probado en el fuego”, así los amigos de Dios son probados en la tribulación.

Pío VI murió en la noche del 28 al 29 de agosto de 1799 en Valence (Francia). Muchos pensaron en el fin del Papado y que la Iglesia había muerto al morir el Papa, su cabeza, en el destierro. Goethe dijo: La Iglesia Católica ha pasado a la historia como una ruina ilustre. En términos parecidos se expresó Napoleón que, al conocer la noticia, escribió: La vieja máquina de la Iglesia se deshará por sí sola.

Muchos creyeron que Papado había terminado y hasta llegaron a decir que había muerto el sexto de los Píos y el último de los Papas. Y con el Papado se había hundido la Iglesia: Sin el Papa ya no hay cristianismo, y el orden social está irremediablemente herido en su corazón.

*****

A finales del siglo XIX, en Prusia, el primer ministro Bismarck ‑llamado el Canciller de Hierro‑ desató una campaña contra los católicos (conocida como Kulturkampf), en la que se atacó con virulencia a la Iglesia. Pero los católicos alemanes se defendieron muy bien, y su líder, Windthorst, se encaró en el Reichstag (Parlamento) con Bismarck y le dijo: Tratáis de morder un bloque de granito. Mientras tanto, un periodista alemán, dándoselas de profeta escribía: Hagan lo que hagan los ultramontanos (es decir, los “papistas”), el poder político de la Iglesia romana ha muerto y el eclesiástico agoniza… Pío IX… ha aniquilado al Papado.

Por tanto, León XIII heredó el problema alemán. Lo supo llevar con gran tacto. Bismarck no estaba dispuesto a dar marcha atrás y dijo: No iremos otra vez a Canosa, en clara referencia a la escena medieval de Enrique IV pidiendo perdón a san Gregorio VII.

El papa León XIII consiguió llegar a un final conciliador con Bismarck.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s