Decálogo del abuelo


Decálogo de los abuelos

Vivid con alegría esta etapa final del camino, el atardecer, descubriendo que, junto a sus limitaciones, tiene también sus alegrías.

Aceptad pasar a un segundo plano en la vida de los hijos: en la toma de decisiones, en la disposición de las cosas, en lo que se refieren a vuestros nietos…

Buscad el mayor conocimiento de un Dios que os espera con la misma ternura con que vosotros esperabais, al caer de la tarde, el retorno de vuestros hijos.

Redescubrid el amor a ese hombre o a esa mujer con quien un día ya lejano fundasteis un hogar, tuvisteis unos unos hijos y fue envejeciendo junto a vosotros.

Cuidad el amor a vuestros hijos, los cuales, a la vez que problemas, os aportaron un verdadero enriquecimiento intelectual, afectivo, de carácter…

Estrenad gozosos el amor a vuestros nietos -en lo que habéis reencontrado a vuestros hijos- dándoles vuestro ejemplo, vuestra conversación y vuestra ternura.

Entregaos, en asociaciones con vuestros mismos ideales, al servicio de la sociedad. No dejéis que se pierdan, estériles, vuestros valores y vuestra experiencia.

Aceptad las enfermedades que conllevan vuestras limitaciones. Pero tras ellas, descubrid la mano providente de Quien todo lo dirige al bien de los que ama.

Recordad, finalmente, que hay cuatro palabras que os pueden ayudar para proceder con acierto en el atardecer de la vida. Amar, comprender, disculpar…

…Y sonreír.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s