La vidente de Lourdes


María Bernarda Soubirous. Santa. Más conocida por Bernardita. Cuando era joven se le apareció la Virgen María en repetidas ocasiones en Lourdes. Más tarde se hizo religiosa. En ella dominan una enérgica búsqueda de la santidad y una gran prudencia en la elección de los medios: atención a la Regla religiosa y tierna devoción al Crucificado.

Canonización

El 8 de diciembre de 1933, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, en Roma, el papa Pío XI canonizaba a la vidente de la Virgen en Lourdes, Bernadette, con estas palabras: En honor de la Santísima e indivisible Trinidad, para la exaltación de la fe católica y para el incremento de la religión cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, después de madura deliberación y habiendo implorado la ayuda divina, el parecer de nuestros venerables hermanos los cardenales de la Santa Iglesia Romana, los Patriarcas, los Arzobispos y Obispos, declaramos y definimos Santa a la Beata María Bernarda Soubirous y la inscribimos en el catálogo de los Santos, estableciendo que su memoria será piadosamente celebrada todos los años en la Iglesia universal el 16 de abril, día de su nacimiento para el cielo. En la homilía, el Romano Pontífice ponderó la humildad de la nueva santa, diciendo: Esta ignorante hija de unos pobres molineros, que por toda riqueza poseía solamente el candor de su alma exquisita. Con esta solemne ceremonia se concluía un proceso relativamente breve de canonización. Nada más morir Bernadette, pronto empezó a pensarse en su beatificación. El cardenal español Vives y Tutó animó, por medio del obispo de Nevers, a la superiora general de la congregación religiosa, en cuya Comunidad de Hijas de la Caridad de Nevers profesó la vidente de Lourdes, a que diera los pasos necesarios para iniciar el proceso de beatificación. Surgió un obstáculo: la maestra de novicias que tuvo Bernadette pidió que se retrasara el comienzo del proceso hasta que ella muriera. Esta petición se tuvo en cuenta. Y por fin, desaparecido este obstáculo con la muerte de la madre Marie Thèrése Vauzou, el 20 de agosto se iniciaba el ansiado proceso. Se procedió con rapidez, y el 18 de noviembre de 1923 se declaró la heroicidad de las virtudes de la Sierva de Dios. Cuatro años después, el 14 de junio de 1925, Bernadette ya era beata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s