Campamento de Montejaque (II)


La vida en el campamento era un poco espartana. Comodidades no había ninguna. Escasez de agua, con uno o dos minutos para la ducha colectiva. Explico esto de ducha colectiva. Se trataba de una tubería horizontal a unos dos metros del suelo, con varias alcachofas. La compañía se ponía en fila debajo de la tubería. Eso sí, cada uno procuraba ponerse debajo de una alcachofa y de esta forma se aseguraba que le caería agua encima. Para guardar el pudor, nos duchábamos con el bañador reglamentario del campamento, el famoso UHF. Estas tres letras son las iniciales de un huevo fuera, porque el bañador no conseguía cubrir por completo lo que se quería que permaneciera oculto, aunque en la vida “civil” UHF era el segundo canal de la única televisión que había en España.

Sin servicios. Había unas letrinas y unos lavabos corridos al aire libre. Para el aseo personal había que utilizar un espejo portátil. Y sólo había agua en los momentos previstos por el mando para el aseo, es decir, a primera hora de la mañana, después del toque de diana, y por tarde, antes del tiempo libre.

Pronto nos acostumbramos a los diversos toques militares. El más odioso era el toque de diana, porque se tocaba a las seis y media para despertarnos. Con la diana comenzaba el nuevo día. Inmediatamente había que levantarse y formar. Una vez rota la formación había un tiempo para el aseo personal, arreglar la tienda, recoger los charneques, etc., y también para desayunar. El desayuno consistía en un chusco de pan y un líquido lechoso. Como a mí la leche no me gusta, mi desayuno era solamente el chusco. En este tiempo libre algunos hacían el tigre. Hacer el tigre consistía en volver a acostarse durante el tiempo de aseo. Por supuesto, estaba prohibido. Los otros toques más frecuentes eran fajina (para ir a comer) y retreta (para acostarse). Pero siempre, formando previamente. Para fajina la formación era en Plaza de Armas, donde estábamos todas las unidades del campamento. Y la formación de retreta era por compañía. Una vez formado se leía (estando todos descubiertos y en posición de firme) la orden del día y los servicios del día siguiente.

Algo muy deseado por los milicios era el meteoro, es decir, que lloviera, pues entonces se suspendía casi todas las actividades de la jornada. Pero los meteoros en mis dos campamentos fueron tan escasos que sólo recuerdo algún que otro en la primera semana del primer campamento.

El horario de la mañana era aproximadamente el siguiente. Sobre las siete y cuarto se formaba la compañía para ir a hacer instrucción y tácticas militares en un lugar que le llamábamos el cuadridongolo. Eran varias horas. Al finalizar, se bajaba a la Plaza de Armas para continuar la instrucción y desfilar. Aquí hago un paréntesis. Yo como tengo muy mal oído, me resultaba muy difícil llevar el paso y era lo que en el argot se llamaba piñón fijo. No conseguía ni llevar el paso ni mover los brazos a la hora de desfilar. Además, por mi estatura tenía que estar en primera fila. Los primeros días me resultaron dramáticos. El capitán tuvo una decisión que siempre se la agradeceré. Me colocó en la última fila de la compañía para la instrucción y me dispensó de desfilar. Todo un chollo, pues en la última fila mis posibles fallos en la instrucción no se veían desde donde se colocaba el capitán y demás oficiales. Y el no desfilar era muy descansado. Recuerdo que después de estar en el cuadridongolo yo me iba directamente a la compañía y descansaba en la tienda mientras que mis compañeros se iban a la Plaza de Armas y estaban desfilando un buen rato, expuestos a ser reprendidos, e incluso a ganarse a un arresto, si no lo hacían bien. Después llegaban todos sudorosos a la compañía, donde yo estaba bien descansado. De toda forma este privilegio, aunque cómodo, era para mí humillante. Y por otro lado, pensaba que el ser piñón fijo era un hándicap para conseguir la estrella de seis puntas de alférez. Los tres jalones dorados de sargento no me atraían lo más mínimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s