Una virtud a recuperar


En la sociedad actual la pureza está completamente infravalorada, por lo que la virginidad ya no se ve como un don a preservar sino más bien como un motivo de vergüenza. No sólo se escucha poco o nada sobre el tema en las parroquias y catequesis, sino que en las escuelas, sean religiosas o no, se les explican a los niños, adolescentes y jóvenes los métodos anticonceptivos para enseñarles a tener relaciones sin «peligro». Además en la televisión, en el cine y en las canciones de moda la ausencia de la pureza es un elemento predominante.

Pero si los santos jóvenes de todos los tiempos han sido capaces de aceptar la muerte con tal de proteger su pureza, eso significa que ésta tiene un valor importantísimo para Dios, pero que hoy escapa a los ojos del mundo. Hay que atreverse a indagar sobre ella a fin de recuperar como sociedad el aprecio y la práctica de esta virtud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s