La puerta de la vida


Piénsalo bien, extranjero, dijo el Mandarín sentado en su trono de nácar. –En esta sala, como ves, hay dos puertas… -Ya sé, ya sé…, una de las puertas conduce a un pozo lleno de serpientes, y la otra a un caballo , una bolsa de oro y un salvoconducto para abandonar tu reino; ¿no es así? Sir Charles Campbell me lo contó todo a su regreso a Inglaterra. -Eres muy astuto, extranjero, pero voy a hacerte un pequeño cambio de programa. Las dos puertas están ahora guardadas por un solo soldado y a él es quien únicamente puedes preguntar. Con una sola pregunta y sin saber si el soldado es de los que siempre mienten o de los que siempre dicen la verdad.

Sir Alexander Winston palideció, pero su ágil mente de explorador encontró rápidamente la solución. ¿Cuál es?

La pregunta de sir Alexander Winston fue: Si yo te hubiera preguntado cuál es la puerta que conduce a la libertad, ¿qué puerta me habrías indicado? Si el soldado es de los que siempre dicen la verdad, le indicará la puerta correcta. Si es un mentiroso, también le indicará la puerta correcta, porque mentirá sobre la mentira que hubiera dicho al hacerle la pregunta directa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s