Archivo de la categoría: Poesías

Domingo de Resurrección en Huelva

Domingo de Resurrección en Huelva

Hermandad de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Luz

Primeras horas del domingo,

amanecer del primer día de la semana,

las santas mujeres van al sepulcro,

con el corazón cerrado por la tristeza,

la tristeza de una derrota:

su Maestro yace en el sepulcro.

No. El sepulcro está vacío.

Un ángel les anuncia: ¡Cristo ha resucitado!

La muerte ha sido vencida.

El rostro de Cristo,

su imagen de crucificado,

ahora es también la del Resucitado.

La oscuridad de la Pasión

da paso a la Luz,

a la gloria del Señor en su Resurrección.

María no busca entre los muertos a su Hijo,

no fue al sepulcro, pasado el sábado,

al alborear el día siguiente.

Ella, que mereció llevar en su seno

a Dios encarnado, no enterró su esperanza,

no vaciló su fe en la Resurrección.

 

Viernes Santo en Huelva

Viernes Santo en Huelva

Muy Antigua, Venerable y Real Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén, María Santísima de la Amargura, San Juan Evangelista y San Francisco de Paula

Silencio.

Madrugada del Viernes Santo.

Pasa el Nazareno

-Nuestro Padre Jesús-,

camino del Calvario,

lleva una cruz.

Calle de la Amargura…

milicia y pueblo…

sólo un cirineo.

¡Hijas de Jerusalén!,

no contengáis vuestro llanto.

Mirad, contemplad al reo divino

sin parecer ni hermosura.

Una, dos… tres son las caídas.

Cristo en tierra,

y sobre ella, la sangre de un Dios

limpia la iniquidad humana.

*****

Ilustre Hermandad de Penitencia y Cofradía de Apostolado del Santísimo Cristo de la Fe y María Santísima de la Caridad

En el Gólgota, tres cruces,

tres vidas apagándose:

la de Cristo y las de dos ladrones.

Los tres, en el mismo suplicio.

Uno da la salvación;

otro, la recibe; el tercero, la desprecia.

El Señor es inocente

-pasó por la vida haciendo el bien-;

los otros, culpables,

merecedores del castigo.

Suertes dispares en los malhechores;

misma oportunidad de salvarse.

Uno no la aprovechó;

se desespera y blasfema.

El otro, movido por la gracia,

se arrepiente; con fe

reconoce la realeza de Jesús,

el Reino de Dios.

La cruz… instrumento de castigo,

patíbulo, tormento para los esclavos.

Vista con fe… árbol de la vida,

estandarte de victoria,

emblema del Redentor.

Muerte victoriosa la de Jesús;

en el Calvario, Dios sin vida

para hacernos vivir,

porque Dios es Caridad.

*****

Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora del Calvario, San Juan Evangelista y María Santísima en la Resignación de sus Dolores

Monte Calvario, hora undécima

del primer Viernes Santo de la historia.

Después de la muerte de Jesús

la multitud ha abandonado el Gólgota;

sólo quedan Santa María con algunas mujeres

y el discípulo amado.

En un silencio roto por los sollozos

contemplan clavado en la Cruz

el Cuerpo sin vida del Redentor.

Dos discípulos ocultos del Señor

-uno varón bueno y justo;

el otro, judío influyente y maestro de Israel-,

desafiando riesgos,

desclavan con sumo cariño

el Cuerpo del Señor.

Piadosa acción el Sagrado Descendimiento.

En brazos de la Madre,

el Cuerpo de su Hijo.

Triste y con resignación

en la pena y en sus dolores,

Santa María ya está en la espera

de la mañana del primer día de la semana,

del Domingo de Resurrección.

*****

Antigua, Real e Ilustre Hermandad del Santo Entierro de Cristo, Nuestra Señora de las Angustias y Soledad de María

Pocas personas en el entierro del Redentor:

su Madre, unas santas mujeres,

el apóstol adolescente y dos discípulos.

Muerto por los hombres

y enterrado piadosamente por manos amigas.

Aún quedan los ecos de la tarde cruenta,

y los momentos plenos de angustias

de su Santísima Madre.

Todavía se oye el grito desgarrador

del abandono divino y de los suyos.

Una sábana limpia es el sudario;

trasladado con exquisita veneración,

el Cuerpo sin vida, que no cadáver, del Señor

en un sepulcro nuevo excavado en la roca

es depositado con grande amor.

Sepultado en un huerto -el del sepulcro-

y antes apresado en un huerto -el de los Olivos-

el que redimió al género humano

del primer pecado cometido,

también en un huerto -el paraíso-.

Rodada la piedra de entrada del sepulcro,

viene la esperanza en la soledad de María.

A pesar de ver a todo un Dios morir,

cree y espera la resurrección de su divino Hijo.

*****

Real e Ilustre Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestra Señora en su Soledad

Cae la tarde del Viernes Santo,

ya ha anochecido en Jerusalén.

Con su Pasión y Muerte,

Jesús ha abierto el camino de la fe…

su Madre es la primera en recorrerlo.

Ha visto agonizar y morir a su Hijo

sobre una cruz como un criminal,

ha compartido con Él la humillación

y el sufrimiento redentor.

Con su corazón de Madre destruido,

supo callar. Silencio de María.

Ella sabe que el sacrificio de Cristo

es camino abierto por Dios

para poder salir de la esclavitud del mal

y del yugo de la muerte,

y entrar en la tierra de la vida y de la paz.

Ese Camino es Jesús,

Crucificado y Resucitado,

y sus llagas llenas de misericordia.

Nuestra Señora en su Soledad,

ayuda a vivir el Sábado Santo

-día de fe- en santa tensión

entre la realidad del sacrificio de la Cruz

y la esperanza de la Resurrección.

*****

Jueves Santo en Huelva

Jueves Santo en Huelva

Muy Antigua, Real, Ilustre y Seráfica Hermandad Sacramental y Archicofradía de Nazarenos de la Santa Vera Cruz, Sagrada Oración de Nuestro Señor en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores Coronada

Última Cena… palabras de despedida,

cariño rebosante de Jesús.

Y ya de noche, del Cenáculo a Getsemaní.

Noche de sueño y traición

en el huerto de los olivos…

Para el Señor, noche de oración

y obediencia a los designios salvíficos de Dios.

Sin el consuelo y el apoyo de los suyos,

tristeza y angustia en el alma del Redentor.

Al ser Dios, ve los tormentos y la muerte amarga

que pronto padecerá en su santa humanidad.

Abrumado por el peso

de todos los pecados de los hombres,

la debilidad de la carne,

en aquel momento angustioso,

se sintió inclinada a rebelarse.

Mas aceptando la voluntad del Padre

tomó sobre sí las iniquidades del mundo

y se convirtió en víctima expiatoria.

En su agonía -la agonía más grande

que jamás haya visto el mundo-

fue confortado por un ángel.

Consuelo para quien fue tratado como un pecador

aunque en Él nunca hubo pecado.

Oración de Jesús en el huerto…

lección perfecta de abandono

y de unión con la voluntad divina.

¿Y los discípulos? Dormidos. Mal sueño.

Despiertos y vigilantes… orando,

es el ruego del Señor.

Así se cumple la voluntad de Dios,

aunque sea costosa, como hizo Santa María,

Madre y Señora de los Dolores,

al pie de la Cruz

junto a su Hijo Crucificado.

*****

Hermandad de Culto y Apostolado del Dulce Nombre de Jesús y Cofradía de Penitencia del Santo Cristo de la Misericordia, María Santísima de la Concepción y San Juan Evangelista

Jesús… dulce nombre, Dios salva.

En la Cruz, clavada la salvación del mundo está.

Y en toda la Pasión del Señor

la misericordia de Cristo vence al pecado.

En la hora misma de las tinieblas,

el sacrificio del Redentor

se convierte en fuente inagotable de perdón.

Mensaje salvífico el de la Cruz,

con la fuerza del amor.

La Cruz engendra vida,

en ella murió el que es Vida.

La Cruz ilumina en medio de las tinieblas,

en ella estuvo la Luz del mundo.

La Cruz convierte el dolor en camino de santidad,

en ella padeció el Hijo de Dios.

La Cruz introduce en el paraíso celestial,

es la llave de la Gloria.

La Cruz habla de un Dios rico en misericordia.

Desde su concepción virginal

hasta su Muerte y Resurrección,

Jesús es el rostro misericordioso de Dios.

*****

Ilustre y Agustiana Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Madre de la Consolación y Correa en sus Dolores

Muerte en la cruz,

suplicio infamante y doloroso.

Asfixia, fiebre, pérdida de sangre… agonía.

La Cruz, voz auténtica del sufrimiento.

Muerte de Cristo crucificado,

afrentosísima y horrenda;

muerte que vence a la misma muerte….

da la vida… trajo la salvación.

Muerte de Jesús, fruto de amor,

de un amor inconmensurable a la humanidad;

precio de nuestro rescate.

Jesús, obediente hasta la muerte,

identificado con el designio salvífico

del Padre, muere.

Y es su muerte redentora

la mejor de las muertes,

la Buena Muerte.

Asociada a la obra redentora del Reo divino,

María, con corazón de Madre,

es Correa en sus dolores

y consolación de los redimidos.

*****

Real, Ilustre, Venerable y Capitular Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de la Merced y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Cadenas, Santísimo Cristo de Jerusalén y Buen Viaje y María Santísima de los Dolores

Jesús es la Verdad hecha Persona,

la Verdad que salva,

que nos hace libres;

la única Verdad,

rompedora de la esclavitud del pecado.

Cadenas de Jesús en el pretorio,

la Verdad encadenada.

Merced a esas ataduras a la columna,

a los clavos de la Cruz

y a la Sangre derramada durante la Pasión,

Nuestro Padre Jesús

logra la libertad del hombre.

La luz irradiada por Cristo

es el resplandor de la verdad.

Es luz indicadora del camino

hacia la Jerusalén celestial;

asegura el buen viaje por esta vida,

aunque no sin dolores,

en compañía de Jesús.

*****

Miércoles Santo en Huelva

Miércoles Santo en Huelva

Carmelita Hermandad y Cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, Traicionado por Judas y María Santísima de la Estrella

Era de noche,

la hora del poder de las tinieblas,

el momento del infiel y alevoso traidor,

la ocasión propicia para su sacrílega acción.

Con espadas y palos,

la turba va a prender a Jesús.

En el Cielo, doce legiones de ángeles

dispuestos a defender a su Dios.

Sin ofrecer resistencia,

voluntaria y libremente

se entrega el Señor.

Y resplandece su majestad

en medio de una feroz brutalidad.

Maniatado y a empellones,

a la luz de una luna llena

más luminosa que una estrella,

llevan al Redentor…

Era la hora del maligno

el momento del prendimiento.

El mal tiene su hora,

pero Dios tiene su día

iluminado por la Luz del mundo,

Cristo Jesús.

*****

Cofradía de la Santa Cruz, Santo Sudario de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima Madre de Gracia

En el Calvario,

antes de la crucifixión,

manos sacrílegas

despojan a Cristo de sus vestiduras.

En el Calvario,

descendido el Señor de la Cruz,

santos varones

cubren su cuerpo con un sudario.

El amor infinito de Dios por el hombre

transforma la cruz de instrumento de muerte

en árbol de la vida;

la convierte de señal de maldición

en signo de bendición.

De ser algo infamante

pasa a ser llave de la gloria.

Su mensaje, necedad para unos…

…poder de Dios para otros.

De la Cruz al sepulcro,

de la muerte a la resurrección…

del dolor a la alegría.

Y la Madre del crucificado…

de Virgen Dolorosa

a Madre de Gracia.

*****

Real, Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Humildad en el Desprecio de Herodes, María Santísima de la Victoria Coronada y San Juan Evangelista

Corrupción, vicios, crímenes,

bailes y espectáculos

en la corte de un reyezuelo lujurioso,

donde el precio de una danza,

-la paga a una bailarina-

es la cabeza de un santo.

Macabro regalo de la danzarina

a su adúltera madre.

Pleito enojoso, el de Jesús,

para el procurador romano.

Y el Señor es llevado ante tetrarca de Galilea.

Con agrado… lo recibe.

Diversión y entretenimiento,

sesión de magia asegurada…

Pregunta el rey, mucha locuacidad

y palabrería aduladora.

Desencanto… Jesús calla.

Vestido blanco, señal de burla.

Humildad del Señor

en el desprecio del incestuoso reyezuelo;

sencillez y grandeza…

y victoria en su silencio.

*****

Real e Ilustre Hermandad Sacramental de San Francisco, Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Expiración, María Santísima del Mayor Dolor, San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Esperanza Coronada

Eclipsado el sol,

tinieblas y oscuridad llenan la tierra.

Desde la hora sexta hasta la hora nona

en una cruz agoniza Jesús,

la Luz del mundo.

Al pie de la Cruz,

la Madre del divino Ajusticiado…

Su dolor… el Mayor Dolor.

Una gran voz del Señor precede su muerte;

una voz… un grito con eco de siglos

-un eco que transmite palabras divinas-

se oye en medio de hechos portentosos

-señales del carácter divino de la expiración de Cristo-

que manifiestan la magnitud y gravedad

de la muerte del Redentor.

Encomienda su espíritu al Padre,

e inclinando la cabeza entregó su alma…

atraviesa la barrera de la muerte.

Y en la historia de la humanidad,

en toda la redondez de la tierra,

su voz… su palabra traspasa montañas y épocas;

se oye en valles y rompe distancias

de los desiertos interminables.

Es una voz de esperanza… de vida;

una voz que habla de resurrección y gloria.

*****

Martes Santo en Huelva

Martes Santo en Huelva

Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia en su Presentación al Pueblo, Nuestra Señora de la Salud y San Francisco de Asís

Realeza de Cristo…

corona de espinas,

por cetro, una caña…

vestido con manto de púrpura y sucio.

Presentado al pueblo

en forma despreciable

como deshecho de los hombres.

Vocifera la plebe

de corazones endurecidos.

Acusaciones falsas

y silencio elocuente del Señor.

Sin culpa alguna,

reconocida su inocencia

por quien le juzga,

la sentencia más injusta de la historia

condena a Nuestro Padre Jesús.

Sangre inocente

en las manos de quien ha cedido

al odio y al miedo.

Manchas sangrientas

-testimonio de injusticia-

sin que el agua pueda borrar.

Sangre de Dios encarnado,

salud y salvación

para el hombre redimido.

*****

Devota y Fervorosa Hermandad de Caridad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Sagrada Lanzada, María Santísima del Patrocinio, San Juan Evangelista y Nuestra Señora de los Dolores

En el Gólgota,

el cuerpo sin vida del Redentor,

libre ya de dolores,

es atravesado por una lanza,

y su corazón… traspasado de amor.

Tu muerte, Señor, da vida a los muertos.

De ese costado abierto por la lanzada

se abrió la puerta de la vida…

…y la llaga se hizo manantial de gracia.

Brotó sangre y agua…

…manaron los sacramentos,

simbolizados por la sangre pura

y el agua limpia salidas

de la saludable herida.

Del costado del primer padre dormido

Dios formó a la primera mujer.

Del costado del Crucificado muerto

salió la Iglesia, Esposa de Cristo.

Y antes de tu muerte,

por madre nos diste a tu Madre…

Virgen del Patrocinio.

*****

Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Sangre, Nuestra Señora del Valle, San Sebastián Mártir y Beata Ángela de la Cruz

Sangre del Redentor, sangre divina.

Sudor de gotas de sangre en Getsemaní,

sangre que enrojece sus espaldas desnudas al látigo,

sangre de sus sienes por las espinas de la corona,

sangre de sus manos y pies taladrados por los clavos,

sangre que mana de la llaga del costado.

¡Sangre divina, sangre del Redentor!

Señor, al derramar tu sangre

nos libra de la esclavitud de la muerte.

Tu sangre rompe las cadenas del pecado,

tu sangre, Señor, quita las penas

y todas nuestras inquietudes.

Señor, tu preciosa sangre

ha lavado y blanqueado

las vestiduras de los santos.

Señor, tu preciosa sangre

es fortaleza en la tribulación

y en el sufrimiento

de hombres y mujeres

dóciles a los designios divinos.

Señor, tu preciosa sangre

hace afrontar pruebas,

persecuciones y martirio

a los que perseveran en tu amor.

Señor, riega con tu sangre

este valle de lágrimas…

y florecerán virtudes

en nuestros corazones.

*****

Real e Ilustre Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima del Refugio

Expectación y curiosidad en el gentío…

odio en los fariseos y escribas…

maldad en los príncipes de los sacerdotes…

llantos y golpes de pecho en algunas mujeres.

Demasiadas cobardías y miedos en muchos

e indiferencia y crueldad en los soldados romanos.

Por un camino de amor,

en medio de tanta animadversión,

con improperios y burlas de la plebe,

el Redentor carga con la Cruz…

con el peso de todos los pecados de los hombres.

Sin fuerza, llagado el cuerpo,

abiertas las heridas,

sufre pasión y cruz

por nuestras iniquidades, maldades y vilezas.

Víctima inocente,

lleva el madero de su suplicio

y sufre la pena que el hombre debía padecer.

Dónde vas, Jesús, con ese madero,

que aunque seas Dios verdadero,

es mucha cruz, esa cruz para el Cordero.

Por los atroces dolores de Cristo en su Pasión,

causados por la increíble rebeldía humana,

grito: Misericordia y perdón;

y busco refugio en su sacratísimo Corazón.

*****

Lunes Santo en Huelva

Lunes Santo en Huelva

Hermandad Sacramental de Culto, Penitencia y Caridad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo del Perdón y Nuestra Señora de los Dolores

Ojos humedecidos y lágrimas amargas,

sin llanto… en silencio,

ven el cuerpo ensangrentado

del divino Redentor.

Esas heridas en carne inocente,

por nuestros pecados causadas,

y una voz que quema el corazón

exclama: Señor, perdón.

Mi llanto es de muerte y amor,

al verte con ojos tristes, mi Señor,

-varón de dolores-

sin apariencia humana.

Y una vez más -y siempre-

por la flagelación y la corona de espinas…

y la cruz… y por mis pecados,

Señor, perdón.

*****

Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Misericordia

Sombras de noche clara…

…de luna llena,

entre olivos, un beso…

…en Getsemaní no es gesto de amistad…

es señal de felonía.

Prendimiento de Jesús…

-poder de las tinieblas-

y el filo de una espada

hiere a uno del tropel de gente.

Misericordia infinita, divina…

El Señor cura milagrosamente

a quien ha ido a prenderle.

Unas monedas…

…treinta y de plata

es el precio de la traición.

Al discípulo desleal

las monedas le queman las manos,

y a su Señor y Maestro

lo llevan cautivo.

Apresado y maniatado…

…insultos y carcajadas

de la turba que te odia…

…¡y cuánta majestad y grandeza

la tuya, Jesús Cautivo!

*****

Ilustre Hermandad de Nuestro Padre Jesús de las Penas en sus Tres Caídas, María Santísima del Amor y del Glorioso Apóstol Santiago

Sentenciado…

Pena de muerte de crucifixión.

Jesús toma la cruz…

la abraza… y le pesa.

Sobre sus hombros llagados

lleva la cruz redentora.

Del pretorio al monte Calvario

-Vía Dolorosa-

avanza sudoroso y sediento…

camina con paso vacilante…

y cae bajo el peso de la cruz.

Tres son las caídas

y muchas, las penas.

Desplomado en tierra,

su sed de amor lo levanta

para llegar al Gólgota.

Ya crucificado el Redentor,

¡con cuánto amor, pena y dolor

su Madre mira a su Hijo en la Cruz.

*****

Posconciliar Hermandad y Seráfica Cofradía de San Francisco de Asís, Nuestro Padre Jesús del Calvario y María Santísima del Rocío y Esperanza

Monte Calvario…

lugar de la calavera, de muerte.

Y una aparente victoria

de las fuerzas del mal.

En la Cruz clavado está el Señor,

insultado por una plebe enloquecida.

Sin una palabra de queja salida de sus labios,

y en sus oídos, las burlas de sus enemigos.

Cruz, patíbulo de bandidos…

En el Calvario, camino de salvación

y signo de victoria.

Con tu muerte, Señor,

señal de esperanza.

Tu sangre derramada,

como gotas de rocío,

aroma del amor infinito

de Dios por el hombre.

*****

Domingo de Ramos en Huelva

Domingo de Ramos en Huelva

Devota Hermandad de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén y Nuestra Señora de los Ángeles

Bullicio y alegría.

Domingo de Ramos, preludio de la Pasión.

Palmas y ramos de olivos en manos infantiles.

Los niños jubilosos aclaman al Señor…

…canto de ángeles.

Jerusalén, Jerusalén.

Hija de Sión

sobre un borrico viene tu Dios.

Triunfo… entrada mesiánica…

…después Calvario y Cruz.

Hosanna, hosanna…

y piedras dispuestas a gritar

en las puertas de la Ciudad Santa.

En el pretorio, días después,

voces satánicas…

¡Crucifícalo, crucifícalo!…

De domingo a viernes…

Entrada triunfal y muerte redentora.

*****

Dominica, Real, Ilustre, Fervorosa y Primitiva Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Cena, Santísimo Cristo del Amor, María Santísima del Rosario en sus misterios Dolorosos y Gloriosos y Santo Domingo de Guzmán

Amor y Eucaristía…

…la Cena del Señor,

Pascua nueva y cristiana,

deseada con corazón ardiente

por el Maestro divino.

Sobre la mesa, pan y vino…

…en el Sacramento, Cuerpo y Sangre,

Cristo verdadero…

Cenáculo… lavatorio de pies

-auténtica efusión de caridad-

y derroche de amor hasta el fin.

Institución de la Eucaristía,

misterio de luz en el rosario

y oblación anticipada del Calvario

-la muerte en una cruz del Redentor-.

*****

Hermandad de Nuestra Señora de los Desamparados y Seráfica Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Preciosa Sangre, Nuestro Padre Jesús de la Redención y María Santísima del Dulce Nombre en su Mayor Aflicción

Calvario… 14 de Nisán…

hora sexta… hora nona.

El sol oscurecido…

densa tiniebla sobre la tierra.

Cristo muerto…

en la cruz su cuerpo sin vida…

y en su costado, una llaga abierta,

fuente de sangre divina,

precio de nuestra Redención.

Tres cruces en el Gólgota…,

en una de ellas -la de Jesús-

la muerte es vencida.

Y las cruces sobre las tumbas

anuncian resurrección.

Una Madre llena de aflicción

al pie de la cruz de su Hijo.

María es su dulce nombre.

De Dios es Madre…

y de los desamparados,

consuelo y protección.

*****

Real e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Victoria Despojado de sus Vestiduras, Nuestra Señora de la Paz y San Rafael Arcángel

Despojado de sus vestiduras,

en total desnudez

-¡cuánto oprobio!-

crucifican a Dios encarnado,

Jesús de la Victoria.

Repartidas las ropas,

sorteada la túnica,

queda descubierto

el cuerpo destrozado del Redentor…

…y reliquias sagradas

en manos profanas.

Pudor del cuerpo

-¡bendita pureza!-,

en el alma casta…

victoria y paz.

*****

Ideas claras y el buen escribir

Es una pena emplear una buena pluma -facilidad para escribir bien- para hacer apología del vicio. Más mérito tiene resaltar comportamientos virtuosos.

Describir escenas de sexo no es nada original. Es mejor aprovechar la cualidad de bien escribir para narrar actos virtuosos.

Si buscas honestidad, no te quepa la menor duda que la encontrarás. Es verdad que en el mundo hay mucha falsedad. Pero también hay gente buena, aunque esas personas no hagan ruido.

Siempre es más difícil describir la virtud que el vicio. Que sea ese el intento de los que, por suerte, tienen la facilidad de escribir bien.